06 noviembre 2010

Por algo lo dejo

Todo tiene un principio -por azar o motivado- y todo tiene un final -evitable o inevitable, casual o motivado-.

Por algo lo digo empezó hace dos años como un blog íntimo, compartido únicamente con tres personas -mi pareja y dos amigas-.

Al principio la escritura de entradas tuvo un doble objetivo: terapéutico y reflexivo. Luego creció gracias a todas las personas -en su mayoría mujeres- que lo leyeron y comentaron. Su objetivo dejó de ser terapéutico porque no había heridas que sanar; siguió siendo reflexivo -sobre tantas cosas que ocurren a mi alrededor que quise analizar, comprender, criticar o aplaudir- y empezó a ser compartido -porque seguí escribiendo desde mis adentros pero no para mis adentros sino para contar, compartir y debatir-.

Hoy día el nivel de lectura de mi blog crece mientras que el de comentarios disminuye considerablemente. Hace dos años ya se comentaba por ahí que los blogs tenían sus días contados porque las redes sociales se estaban llevando el gato de la comunicación al agua. Los foros ya empezaban a decaer por entonces debido a la aparición de las redes sociales. Creo, no obstante, que a los blogs les queda mucha vida, que nunca les podrán arrebatar las redes sociales, o no al menos tal y como hoy día están configuradas: como un "conjunto de pequeñas cosas que publicas y enlazas junto a un gran conjunto de pequeñas cosas que publican las personas con las que te comunicas; en definitiva, un batiburrillo de cotilleos, picoteos varios y poca sustancia". Pero Por algo lo digo ha perdido dos cosas: gancho y espontaneidad. Imagino que el gancho se pierde cuando ya te vuelves previsible y aburres (uno de los motivos por los que algunas personas se cansan de sus parejas -soy muy previsible y no nací con un pan bajo el brazo sino con un manual de instrucciones) y la espontaneidad se pierde cuando mides las palabras. Al final va a ser cierto aquello que me parecía una bobada: "Un blog que no se alimenta de comentarios adelgaza y se marchita".

La decisión que he tomado es dejarlo como está, a la vista de quien quiera leerlo, pero dejar de publicar en él. Necesito escribir desde que aprendí a hacerlo, por lo que en algún lugar del mundo o del cibermundo, aunque sea en el cajón de mi escritorio, se acumularán nuevos capítulos que la vida me pida garabatear o teclear.

Me habéis hecho querer a este blog y a vosotras y vosotros que lo hicisteis grande:




Gracias por cada una de vuestras palabras, por hacerme reflexionar, por aplaudir mi felicidad y lamentar mis malos momentos, por enseñarme tantas cosas, por debatir, por proponer ideas, por ser creativas... Por algo os leo y os seguiré leyendo.


P.D. No había habilitado comentarios, pero me han pedido que los habilite. No es para que nadie me convenza, ya que está decidido como está. ¡Besos!

42 comentarios:

  1. Te entiendo, te respeto y aprendo. No diré que me esté ocurriendo, pero se, me consta, que ocurrirá, todo tiene su momento.
    Lo bueno es que sabemos que estas ahí y tu que nosotras también lo estamos. Un fuertísimo abrazo, buena fortuna y cuídaros mucho.

    ResponderEliminar
  2. Siempre te he leído. Digo siempre, pues desde que me acuerdo. !Cómo lo siento que mi primer comentario sea para despedirme!
    Se te respeta tu decisión y se te agradece lo que nos has regalado a través de tus escritos!
    Un abrazote desde CR.

    ResponderEliminar
  3. pues nada, me dejas muy triste. Me cuesta trabajo respetar tu decisión, que lo sepas.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Esta vez no comparto lo que dices.
    Si es por el gancho, tú misma lo dices: el nivel de lectores sube, el de comentarios no. Eso es contradictorio. A veces andamos sin tiempo, leemos y rapidamente pasamos la página casi sin reflexionar. Pero la gente que nombras te sigue leyendo y comentando.
    Segundo, la espontaneidad está muy bien, pero algo, sin duda, que difícil de conseguir en todos los post cuando los post son muchos. El poder decir lo que está por decir, es una infitnita reflexión. Mientras se vive, se dice, se reflexiona.
    Tercero y muy importante: si gente como tú deja esto de los blogs, poco a poco quedará una enorme cantidad de redes sociales pero de decir poco. Si es por algo, dinoslo. Si tienes un comentario, alguien que habrás hecho reflexionar.
    Espero sepas dar marcha atrás. No deberías dejar esto. Fue el primer blog que leí, fuíste de las primeras que me leyó. Me ayudaste.
    En cuanto a la terapia, siempre nos viene bien y esto es una de las mejores terapias.
    Lamento enormemente tu decisión, creo que la propia exigencia te ha hecho ver las cosas así. La perfección no existe. En todo hay caídas y subidas.
    Un saludo y gracias por incluirme.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez debería haberte comentado más de una vez que me quedé con la gana de hacerlo. Si no lo hice fue porque me pareció que tenías un círculo bastante 'apañao' en el que te movías muy bien. Reconozco que he sido una lectora tuya, además te tenía enlazada en mi blog para leer tus actualizaciones.

    Sólo decirte que entiendo tu decisión, que voy a echar de menos esa forma tan contundente que tienes de contar las cosas.

    En fin, buena suerte y buenos deseos.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Me pasa más o menos como a Encarni.Me gusta leerte y también tu blog es un puente hacia otros, rutas que una tiene.He aprendido mucho leyendote.Te deseo lo mejor a tí y tu flía.Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Querida Candela, ya sé que tengo que respetar tu decisión, pero si he de ser sincera me duele mucho tu partida. Me encantaba venir por aquí y seguir tus peripecias, tus planteamientos, tus historias siempre tan bien enlazadas e inteligentes. Ya formas un poquito parte de mi vida y pensar en que no vas a estar ahí me duele. Te echaré de menos te lo aseguro, pero si es lo mejor para tí, no me queda otra que aguantarme.
    Te mando mis mejores deseos de felicidad y espero verte aparecer de vez en cuando por mi blog. Un abrazo muy muy fuerte, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Vaya... pues a mí me gusta pasarme por aquí... y como soy asocial, no soy nada de redes. De todas formas, prefiero pescar a caña, es bien sabido.

    ResponderEliminar
  9. Me quedé sin saber qué decir... igual que otras veces que al leerte me quedo despalabrada, reflexionando, y me voy sin decir nada... pero esta vez no, esta vez no pienso irme sin dejarte mi comentario, es más, amenazo con volver cuando tenga tiempo y haya recuperado el habla; leeré de nuevo este post y otros que no leí cuando yo estuve sin estar en mí... deseo que cambies de opinión y que no te marches... no valores tu blog por el número de comentarios que recibes, Nena, TÚ VALES MUCHO, y además, ¡coño, quiero seguir riéndome, llorando, reflexionando,...contigo!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ya te leí ayer, a 15 minutos de haber posteado y comprobé que, efectivamente, no habías habilitado comentarios y por ello entendí que la decisión es en firme... pero no salgo de mi sorpresa, nunca te leí entre líneas ganas de dejarlo.

    Ya te echo de menos.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  11. Pues vaya trastada, Candela. Con todos mis respetos, te habrás aburrido tú, porque yo estaba la mar de entretenida contigo. Discrepo además en cuanto a lo del número de comentarios, te puedo decir un buen puñado de blogs que hace años que no tienen un solo comentario y son brillantes en cuanto a contenido y muy seguidos. Pero bueno, has perdido las ganas de postear aquí. Espero que las recuperes antes o después aunque sea co otro nombre y otra gente.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  12. Te diré que aquí había amanecido un día precioso, con sol; con un café me he puesto a leer el periódico, los blogs... todo lo que se ha convertido en hábito cotidiano ,agradable y enriquecedor... te he leído y se me acaba de nublar el día. No me gusta perder cosas buenas de mi vida Candela, y tus escritos ,reflexiones, bromas y veras se habían convertido en algo muy pero que muy bueno. ¿ qué tal si te das un descanso, acabas tus libros... y te lo replanteas ? No obstante respetaremos tu decisión, claro.
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
  13. ¡¡me quedo MUERTA!! ¡pero si eres el blog que espero todos los días! ¿qué va a ser de nosotras? espero como lenteja, que sea producto del cansancio por el/los libros que estás escribiendo pero si, como dices, vas a seguir escribiendo porque lo necesitas como respirar, ¿¿por qué no compartes esos escritos con nosotras?? Candela no tiene ninguna palabra que "medir" (supongo que por eso este post, jajajaja) así que seas quien seas y como seas ¡sal y cuéntanoslo!

    ay, qué decir... que mi amistad contigo sigue, y que esperaré por si vuelves

    un beso enorme, sista'

    ResponderEliminar
  14. Pero que pena. No me puedo creer que nos vayamos a quedar sin conocer los futuros episodios de lucha con la ectoplasta, de la redencion del residencial, las historias de la cueva, y sobre todo sin tus reflexiones sobre este mundo nuestro. Te vamos a echar mucho de menos. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ahí va la opinión de una que quiere quitarse del blog y no puede porque cuando quiero decir algo no encuentro otro sitio mejor. Creo que el blog es una forma de expresión, eso sí, unidireccional, no es una vía de comunicación, o sí, si aceptamos barco como animal acuático.
    Te he comentado poco, muy poco porque casi nunca estoy de acuerdo contigo, aunque me gusta tu espacio, y las veces que lo he hecho no he sentido que entendieras lo que quería decir (esto es culpa mía por mi poca capacidad de expresión).

    A lo que iba, que cuando tengas algo que decir qué medio vas a utilizar? Porque a mi me gustaría seguir leyendo tus razonamientos.

    ResponderEliminar
  16. Oh Candela, no te vayas :( Tienes mucho por decir y a tus lectoras nos interesa. Estoy de acuerdo con muchas de las personas que dejaron aquí un comentario, normalmente leemos casi a diario pero tenemos todas y todos en general tan poquito tiempo que no nos paramos a reflexionar una buena respuesta, aunque nos agrade el post, incluso aunque lo comentemos en casa con nuestras parejas.
    Mi blog tiene muchos menos comentarios que el tuyo, no obstante a mi me encanta tener un "cuaderno virtual" desde donde derramar mis inquietudes, ideas o experiencias.

    Te mando un abrazo enorme y de nuevo te digo: no te vayas!!!!

    Caminos del Espejo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Vaaaaaaaaaaaaaaaya! Egoístamente: me jode perder un referente de sentido común.

    ResponderEliminar
  18. Anda, se sincera y dinos por qué nos dejas. El motivo que señalas: muchos visitantes y pocos comentarios no es bueno. A mi me pasa exactamente lo mismo y, aunque no me da igual, pienso que la gente no tiene por qué dejar un comentario si no le apetece, o no está de acuerdo, o lo que sea, pero ya es SIGNIFICATIVO que te lean mucho ¿no? y deberías estar orgullosa y satisfecha.

    Besitos y hasta pronto¡

    ResponderEliminar
  19. Pues yo no respeto tu decisión, candelilla, no me gusta que lo dejes y no me conformo con que tú lo cierres. Que ya sé que es tuyo y haces lo que te da la gana con él, pero me niego a que dejes un espacio en el que nos encontramos, en el que leemos, en el que parece que nos tomamos un cafetín juntas, en el que nos juntamos todas al calor de tus palabras. Que no, tía, que no, que te dejes de pijadas y sigas estando en esta pandilla de blogueras que cibernéticamente nos queremos (y en persona también).
    No puedes dejarlo, porque los espacios de cariño y comunicación entre mujeres son pocos y el tuyo es imprescindible. Así que, maja, por mucho que te apetezca no es una cuestión personal, es una cuestión de solidaridad con todas las que te leemos y te seguimos, una cuestión de posicionamiento en el cibermundo, un ocupar el espacio que nos merecemos.
    He dicho y como no des marcha atrás, me planto en tu residencial y te grito desde la piscina, que lo sepas.
    Coño, que me he cabreao.

    ResponderEliminar
  20. Uff...Candela, te leí ayer y, sinceramente, ni me di cuenta de que no habías habilitado lo de los comentarios. En cuanto terminé de leerte, me dije: "Ahora no puedo contestar, tengo que digerir esto. Nos deja? Se va? Así sin anestesia previa y sin ná?". Afortunadamente hoy ya tienes habilitado los comentarios. Gracias por dejarnos, más que sea, dejarte unas palabras de agradecimiento por los ratos que nos has hecho pasar. Unas han estado más; yo, desafortunadamente, he estado menos. Pero lo que he estado ha sido intenso.

    Se te echará mucho de menos. Espero de corazón que vuelvas, que la puerta quede entreabierta y que la vuelvas a atravesar pronto. Yo, como todas, estaremos esperándote.

    Un abrazo enorme, Candela, y muchísima suerte!

    ResponderEliminar
  21. Si ya lo decía yo, que el otoño es muy malo, pero...¿¿tanto??

    Ahora sí que siento que la estación que a la tristeza me arrastra ha entrado en un lugar donde encuentro luz y calor. Se caen las entradas y los posts de tu árbol de la sinceridad y la frescura, árbol que siento como de de hoja perenne, y que tantos frutos nos ha regalado; me encantaría seguir disfrutando de ellos. Sé que hay raices bien sentadas, un tronco recio y fuerte, y ramas amables, tiernas y llenas de vida. Pasa la estación si así lo necesitas pero no dejes que se seque, permite que lo siga teniendo ahí, como referente y que continúe encontrando deliciosos momentos cerquita de su sombra.

    Un intenso y sincero abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Lo siento, de veras, yo era, soy una de tus lectoras anónimas,apostada al calor del blog de Marcela te leí y me gustaba hacerlo. Respeto tu decisión y agradezco que dejes el Blog abierto (siempre será un buen referente).
    Entono el mea culpa por los comentarios que no te hice, quizás por no irrumpir en tu intimidad, aunque ahora lo hago y tal vez irrumpa más que nunca.
    Confío en que vuelvas, cuando quieras aquí estaremos.

    ResponderEliminar
  23. Sigo tan enfadada que vuelvo a escribir, porque en algún sitio más tengo que desahogar. Candela, da la cara y déjate ver, que ya estoy encargando los neumáticos para la barricada y aquí en el norte se encuentran rápido.

    ResponderEliminar
  24. Pero mujé!!!¿Qué dices? ¿Una decisión en firme? Tomate un descansico y luego vuelves... ¿no?

    Gracias por lo que has compartido... Ha sido un placer leerte...

    Se me ocurre una pregunta... Si vas a seguir escribiendo de todas formas... ¿Que más te da guardarlo en un cajón que compartirlo con nosotras?

    ResponderEliminar
  25. No mola que la razón sea la falta de comentarios...!!! No mola pensar que aburres si nadie te lo ha dicho... (ni creo que lo haga).
    Porque eso no tiene nada que ver con la falta de lector@s.

    Como han dicho por ahí arriba, espero que vuelvas a escribirnos a chorros tu sentido común.

    Ya se te echa de menos.

    ResponderEliminar
  26. Wenas!! Supongo que todo tiene un final, y en esto de los blogs uno siempre se replantea si lo que escribe sigue siendo tan fresco como al principio. Respeto tu decisión de dejarlo, pero irremediablemente me apena el no volver a leer tus reflexiones.
    Espero que todo te vaya bien y agradezco todo lo que has compartido a través de este espacio.


    Saludos!!

    ResponderEliminar
  27. Uff, lo siento... Me gusta leerte... Te echare de menos...!!!!!

    ResponderEliminar
  28. Ay candela!!! Pero que disgusto guapa!!

    Dime que esto es una broma. andaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  29. Pues qué quieres que te diga!! que respeto tu decisión porque no me queda otra.. pero que me da muchisima pena que te vayas... porque "por algo venía yo por aqui" y es porque me encanta este rincón.

    Piénsatelo, anda.. deja por lo menos una rendijilla... un "quizá vuelva.." no se... Creo que todos pasamos por malas épocas: menos tiempo, más trabajo, menos ganas de escribir, o menos ideas etc.. pero todo eso pasa y llega un día en que si que te apetece contar algo y vuelven las ganas de escribir, de volver por aqui...

    Bueno... supongo que es una decisión firme, pero me encantaría que lo pensaras de nuevo. No son importantes la cantidad de comentarios que se tengan Candela, sino la CALIDAD y por aqui la hay a borbotones... Tienes un grupo de AMIGAS de esas con mayúscula, y te aseguro que algo así no es facil de conseguir...

    Un besazo bien fuerte! y piénsatelo, piénsatelo, piénsatelo, piénsatelo, piénsatelo, piénsatelo.. y así hasta 20000000

    ResponderEliminar
  30. Candela, yo soy otra anónima asturiana que te lee siempre desde el blog de Marcela y que no comenta. Tu blog me acompaña todos los días. En los días buenos y en los regulares. A veces, no estoy de acuerdo contigo. Sin embargo, te has convertido en una persona importante para mí: por tu vitalidad, tu franqueza, tu energía... En fin, por tu forma de estar en este mundo. Me gustaría que lo volvieras a pensar. Lo de dejar el blog. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  31. Pero Candela. Pues cuenta otras cosas, que no te cansen, si es una cuestión de cansancio. Si los comentarios muchas veces no llegan porque vamos corriendo. Pero te leemos y nos encantas.
    Mira que veo que salen manifestaciones desde diversos puntos de España para pedirte que te quedes. Te la vas a ganar...que lo estoy viendo....Venga.....

    ResponderEliminar
  32. ¡¡¡Menuda la has liao con eso de irte!!
    Muchas gracias por todo lo que has compartido con nosotras y por lo muchisimo que he apredido de tí.

    Suerte.

    ResponderEliminar
  33. Otra q te seguia desde el silencio y anonimato q proporcionan los rss. Siempre es una triste noticia q alguien abandone este blogo-mundo pero, como a tantas otras, me has hecho pasar muy buenos ratos con tu lectura. Por lo q sea, hasta hoy, no me surgio el comentar... pero no podia dejar pasar el decirte q no has perdido gancho ni espontaneidad!!
    Un abrazo candela y ojala sea cierto eso de q la vida te vuelva a pedir q escribas

    ResponderEliminar
  34. Joderrrr!!!!Nos vas a dejar sin tus escritos'eso no se hace!!!.Pocas o ninguna vez te he hecho comentarios,pero es cierto que alguno de tus escritos ha aparecido comentado en mi blog.Yo también soy profesora de ciclos y me he sentido muchas veces identificada con lo que dices...Yo tengo un blog que no lee casi nadie...o eso creia yo...porque hace poco una gilipollas me puso verde por quejarme del recorte de los salarios a los profes, por hablar de las reformas de mi casa o por contar donde he ido de vacaciones...por lo demás,aparte de Maite,que es mi pareja,Sonia de "Un regalo para toda la vida",Juli Gan de "la basque bondissante",y la impresentable a la que he hecho referencia,nadie nunca ha hecho comentarios en mi blog, y eso que hace ya más de un año que está en lo bloggosfera...coño, Candela, no nos dejes sin palabras...

    ResponderEliminar
  35. Te me has adelantado por unas horas y por motivos diferentes...
    Gracias por todo y un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  36. Encontré este blog hace relativamente poco tiempo y me gustó no sólo por las nuevas entradas, sino también las antiguas que he podido leer, una lástima no haber estado para comentar en esas antiguas. Espero y deseo que recapacites, que continúes con el blog procurando medir menos las palabras porque, en definitiva, son sólo palabras que a veces nos pueden reconfortar porque nos hacen ver que hay alguien más que piensa de la misma forma sobre algún tema en concreto y esa sensación es muy grata.
    Muchas gracias por este blog, por todas las horas que le has dedicado, por tus respuestas a los comentarios y cambia de opinión.

    ResponderEliminar
  37. Candela, no sé qué decirte...entiendo que tienes tus motivos y espero de verdad, que en algún momento tengas otros para regresar. Porque leerte es un placer para mí, independientemente del tema. Porque aportas mucho sentido común con los post serios, pero también humor, alegría y ternura en los que nos cuentas lo más cotidiano.
    Llevo pocos meses en este universo bloguero pero quería que supieras que desde el principio te convertiste en un referente. Gracias, por los buenos momentos que me has hecho pasar. Espero que de algún modo, no desaparezcas. Que sigas alumbrando(me) con tu luz. "Por algo" te he estado leyendo y comentando estos meses.

    Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  38. Empiezo a leer detenidamente vuestros comentarios. Antes les di una pasada rápida mientras hablaba por teléfono... Allá voy

    ResponderEliminar
  39. Creo que un poquito he contestado a vuestros comentarios con mis razones y sinrazones en el nuevo post :) Gracias por animarme a seguir. De veras, no quiero (por favor, no) que nadie piense que es egolatría, es puñetero perfeccionismo, necesidad de ser útil, de no pasar por la vida sin participar de ella... Por esas razones y sinrazones que decía antes me vi de pronto fuera de algo, innecesaria, inútil, chocha, parlanchina... ¡Y eso que yo ya me había quitado de la autoestima!

    Gracias por vuestra primera vez: SimpleDay,
    Encarni,
    Fiorella,
    ISI (tienes razón),
    Begoña (eres una más, no irrumpes en ninguna intimidad, tu voz vale tanto como todas las demás),
    Tak,
    Anónima,
    Saritísima,
    Núria (me encantaría entender del todo tu blog, pero me cuesta bastante por lo del idioma que no domino muy bien, caramba, tengo que aprender catalán!)

    ¡Alson! ¿Pero qué dices? He ido a tu blog y no se puede comentar. ¡Alson!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  40. pues estoy leyendo todos los post atrasados, pq me fui de viaje y mira que me alegro que al final no te fueras....que me veo a marcela montando barricadas y haciendo calceta....
    no veas lo que me alegro......

    ResponderEliminar
  41. vamos a ver... recapacita, preciosa Candeliya... te necesitamos!!! aunque si lo haces para tomarte un tiempo sabático será porque te lo pide el cuerpo, en este caso, descansa, recarga pilas y sigue escribiendo como lo haces, con total autenticidad.

    Te queremos mazo!!!

    Abracitos salinos y llenos de ternura

    ResponderEliminar
  42. Heyyyyy, que yo sí quiero que me enlaces, Candelilla killaa. :-)

    Me alegro de que hayas decidido seguir blogueando, aunque no te comente.

    Besos

    ResponderEliminar