14 noviembre 2010

Rápidos apuntes sobre política (¡oh!)

No me gustaría ahora mismo ser catalana porque no sabría a quién votar. Me he leído el idearium de todos y cada uno de los partidos más visibles y no hay ni uno que me guste, es más, la mayoría de ellos me echa la sal en la mollera*. Son peligrosamente manipuladores. Bueno, hay uno que me gusta y no es mayoritario, pero tiene un punto negro por el cuál no lo votaría.

Pero tampoco me gustará ser española dentro de no sé cuánto, cuando tengamos elecciones generales, porque tampoco sé a quién podría votar. A ninguno tal y como están las cosas, pero eso es regalarle votos a quien nunca votaría. ¿Y si nos pusiéramos de acuerdo para votar a un partido de esos minoritarios que son majos y no tienen posibilidades de sacar ni cinco escaños por esta caca de ley electoral que nos ha tocado en suerte? Se aceptarían propuestas. Fijaros cómo veo las cosas que a veces hasta pienso que me presentaría a elecciones, como Belén Esteban, pero no por su mismo camino.

* Traducción aproximada: Me toca las narices o la moral.

Cuando tenga tiempo y si tengo valor para hacerlo, hablaré más sobre este tema.

12 comentarios:

  1. Yo creo en el voto útil a pesar de la que está cayendo. Es triste porque parece que la ilusión se ha esfumado, pero lo que es con mi voto la derecha no llega al poder, nos jugamos mucho.
    Suena muy bonito y utópico lo de votar a un partido pequeñito, pero siento que es echar por la borda lo conseguido.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Uff... he estado viendo las noticias esta mañana, de un canal y de otro... ¡menos mal que no tenemos que votar ahora!

    ResponderEliminar
  3. Candela, a mi me pasa lo que a ti. Estoy tan desilusionada que no querría votar a quien siempre lo hago. Es la primera vezq ue se acercan las elecciones y no sé a quien votar.

    Había pensado también en la posibilidad del partido pequeño... uno feminista que pulula por España... pero creo que me puede más el miedo a que no sea suficiente y termine llegando el inefable barbudo... Así que es posible que termine haciendo un voto inútil/útil

    ResponderEliminar
  4. Un día seré española y tendré esos dilemas. Como mexicana nunca los tuve porque allá la ley electoral me permitía emitir mi voto a un partido pequeño sin miedo a que fuera a dar a la derecha (nunca-ni-obligada).
    Cuando sea española, enfocaré mi esfuerzo a cambiar la ley porque me molesta sobremanera pensar en la cantidad de votos que van a dar a donde no deben porque la gente trata de apoyar partidos minoritarios.
    Me alegra mucho que rompas la autocensura y comiences a hablar de lo que te apetezca, que para eso es TU blog... besitos :)

    ResponderEliminar
  5. Mientras no se cambie esta ley electoral, sólo queda Psoe o PP. ¡qué triste¡

    Espero que tengas tiempo y valor, que este tema da para muuuuucho.

    Si te presentas como candidata, cuenta con mi voto Candela.

    Un beso :)

    noche

    ResponderEliminar
  6. Que me vas a contar hija, que me va a tocar ir a votar v_v Pensándome estoy votar a la Carmen de Mairena, total, para votar a payasos pues se vota a uno con carnet oficial...

    ResponderEliminar
  7. ¿por qué no se piensa en votar una idea y no a una persona?. Yo por ejemplo nunca podría votar por el
    PP aunque alguna cosa más buena que el PSOE seguro que haría

    ResponderEliminar
  8. ¡¿No es un poco decepcionante votar a quien te gusta poco para no votar a quien no te gusta nada!?.
    Al final el voto no es libre cuando solo hay dos opciones y éstas son decepcionsntes.

    Estamos necesitando gente nueva, pero ¡ya!.

    ResponderEliminar
  9. Estoy con Pena, lo primero sería cambiar la Ley Electoral y para conseguirlo la ciudadanía debería presionar a los dos partidos políticos mayoritarios utilizando las herramientas que ofrece nuestro "estado de derecho", mientras la ley no cambie cualquier voto que no vaya a los partidos mayoritarios será un voto "inútil" por su escaso valor.

    ResponderEliminar
  10. Estoy tan decepcionada de la política y de los políticos, que no votaría a nadie. Yo era de las que pensaban que la política podía hacer cambios, y los hace, pero en algunos aspectos los intereses partidistas o personalistas están desvirtuando la política y la manera de hacerla.
    La opción es sencilla si no votas al partido A puede que llegue el partido B aunque no te guste lo que está haciendo A.

    Todo un dilema que esta noche no me atrevo a resolver. Me cansa.

    Un abrazo cálido.

    ResponderEliminar
  11. Cereza NO "...es un poco decepcionante votar a quien te gusta poco para no votar a quien no te gusta nada!?."

    Por lo menos para mi. Como dije yo voto por las ideas no por las personas y supongo que alguna vez coincidirán.

    Por muy bueno que sea el PP, que lo dudo, ¿voy a votar a un partido que es machista, que no permite el aborto, que está en cotra de los gays, que es más amigo de empresarios que de obreros (así me considero yo), etc., etc.
    Y no entiendo lo del voto NO libre, una cosa es que no te guste nadie como para votarle, otra que no puedas votar a quien quieras

    ResponderEliminar
  12. ideológicamente y moralmente creo que deberíamos votar a los verdes.. por lo que se viene encima..besos

    ResponderEliminar