30 diciembre 2010

A 2011: Melasuda y Keosdén, entre otras cosas

Final de año y toca hacer balance vital. A simple vista parece que sale negativo. Por supuesto, han ocurrido muchas cosas que en principio parecen neutras pero que bien miradas esa neutralidad les pone un signo positivo. Es bueno lo que normalmente no suele evaluar hasta que no falla, como es la salud, el trabajo o las relaciones, entre otras cosas. Mantengo mi trabajo, mi familia sigue gozando de una salud que va de aceptable a muy buena, tengo una casa que es mi hogar, el que me cobija y me resguarda de casi todo mal, mis relaciones de pareja y de familia son bastante buenas. Con mantener todo eso me doy por mil veces satisfecha.

Pero, a lo que iba, a hacer el balance del año que está terminando:

Enero: Después de Reyes estoy desbordada de trabajo, me apago en el blog y pido días sin sueldo en el trabajo para poder terminar el primer libro de este año. Pero se nos autoinvita una mujer a casa porque en la suya se ha estropeado la calefacción y no sé decirle que no, pero sí le digo que tendrá casa pero no anfitrionas, Pepa está estudiando y yo sin ir al trabajo y echando muchas horas de ordenador al día. No sirve de nada la advertencia. Trabajo de noche y me acuesto al amanecer, pero en su mejor voluntad -supongo- la mujer-visita me trae el desayuno a la cama a las 8 o las 9, cuando estoy apenas cogiendo el sueño y lo único que quiero hacer es dormir. Me habla y me habla y me habla... me desvelo y me levanto. Y así un día tras otro, sin apenas dormir, sentada con las manos apoyadas en el teclado sin poder escribir... me habla, me habla, me habla... Y no sé decir basta. Bueno, sí, lo digo, pero no consigo nada y entonces me resigno a perder el sueldo sin poder adelantar el trabajo. Cuando amago a encenderme, recibimos la terrible noticia de la muerte del padre de Pepa en un accidente. Balance: Negativo.

Febrero: En la primera semana de febrero la persona en cuestión sigue en casa, pero Pepa está en Barcelona y va a traerse a su madre, con lo que no me queda otra que decirle a esa persona que tiene que marcharse a su casa ya porque no hay sitio para tanta gente. La noticia no es muy bien recibida, pero no queda otra. Sustituimos a una persona por otra y sigo a trancas y barrancas escribiendo, esta vez más metida en mi tarea de anfitriona, más que nada por querer convertirme en amortiguadora de choques materno-filiales, por soñar que no quede, pues creí que con mi ayuda se podría conseguir lo que antes parecía imposible y después demostró serlo. Juntas buscamos caminos y razones que parecen llevar a buen puerto, solo lo parecen. Balance: negativo.

Marzo: Normalidad dentro de la anormalidad de tener a la madre de Pepa en casa, con sus "peculiaridades". Soy consciente de que estamos pasando por una larga chamada. A final de mes se marcha la madre de Pepa y la acompañamos a Barcelona. Allí continúo con mi proyecto -finalmente fallido- de recuperación de una madre para mi mujer, esta vez haciendo de jardinera y agricultora en el huerto del padre de Pepa. Conocemos a Maikix, un encuentro cortito y muy agradable para tomar unas cervezas. Balance: neutro.

Abril: Volvemos de Barcelona y a los dos o tres días la madre nos llama completamente histérica denunciando la desaparición de "mucho dinero", que "le ha robado su hija mientras hemos estado allí". Esa es una historia repetida en la vida de esa mujer, lo de acusar a su marido y a su hija de robarle dinero. Dice que va a poner una denuncia y que lógicamente "todas estamos incluidas". Menos mal que a los tres o cuatro días dice que ha encontrado el dinero. Menudo mal rato nos dio. Por otro lado, la compañía de seguros del causante del accidente en el que murió el padre de Pepa, dice que hay reparto de culpa. Me indigno por la absurdidad. Nos damos cuenta de que el tiempo ha pasado, tan lleno de acontecimientos y obligaciones, que se nos caduca el plazo que tenemos para casarnos. Organizamos una boda exprés con idea de ser nosotras dos y las dos testigos, porque no queda tiempo para más. Balance: Negativo.

Primera mitad de mayo: El día 3 nos casamos. Estoy feliz, pero apenas he tenido tiempo para darme cuenta de que nos casamos. Ni siquiera pude comprarme ropa para la ocasión y esa misma mañana elegí de aquí y de allá, entre antiguo y prestado. Tenemos en casa a Pena Mexicana y su Güera y al final somos 11 personas en la ceremonia y luego en una comida muy agradable que nos dimos en el Don Giovanni. La estancia de Pena y Güera nos aportó calma, momentos tiernos y mucha serenidad, justo lo que necesitábamos. Balance: Positivo.

Segunda mitad de mayo: Cuando por fin nos encontramos con algo de tiempo y solas en casa decidimos pasar un fin de semana en la costa, alquilamos un apartamentito y disfrutamos todo el sábado. El domingo a la hora de la comida se trunca la paz a partir de la llamada telefónica de una mujer que me pide que llame a la policía porque está en peligro, encerrada por su pareja en su casa junto a su hija. Dejamos la comida a medias y regresamos a Granada para ayudarla. Las traemos a casa y pasamos unos días (y alguna noche) entre hospital, policía y juzgado ayudándolas en todo lo que podemos y sabemos. Es curioso, pero cuando nos volcamos en cuerpo y alma para ayudar a alguien, sin ningún afán de obtener nada más que la satisfacción de ayudar, nuestra intuición nos dice que ese alguien acabará enemistado con nosotras. No entendemos por qué, pero siempre es así. Creo que sobre esto habría que hacer un amplio estudio, porque algo falla y ese fallo está probablemente en nosotras. Balance: Negativo.

Junio: Se me ocurre la desatinada idea de invitar a la madre de Pepa a pasar unos días en casa con nosotras, porque luego Pepa tiene que ir a Barcelona y así se marcharán juntas. Viene para acá y al día siguiente, de nuevo la historia del robo de dinero: que Pepa le ha robado el dinero que traía en su bolso. Gresca en toda regla. Confieso habérselo robado yo para que deje de arremeter contra su hija, pero no sirve de nada. Además me dice que no entiende tanto amor mío por Pepa. La cosa se salda con tres días con la madre metida en su cuarto berreando como un bebé y su decisión de marcharse a su casa antes de lo previsto, previa confesión de haber encontrado el dinero perdido "porque me lo habréis puesto ahí". Se despide de mí diciéndome que para otra vez que la invite, que antes consulte con mi "marido". Balance: Negativo.

La segunda mitad del año transcurre dentro de la normalidad, con muchas cosas buenas y unos encuentros blogueros muy agradables con Farala y Marcela, con Pena y Güera, con Tantaria, Quiz, Nocheinfinita, Pau y Larubia. Y con unas cuantas cosas malas: A Pepa le corresponde la legítima de la herencia de su padre, pero en vez de entregársela en el acto notarial, la madre pide un plazo de un mes para hacérsela efectiva. Poco antes de finalizar el plazo la llama para comunicarle que no tiene intención de darle ese dinero, a no ser que se aparte de la mala vida y se vaya a vivir con ella a Barcelona, amén de tener que hacer ambas juntas una terapia psiquiátrica, porque -según la madre- ambas están locas. Obviamente Pepa no acepta el chantaje, pero aunque hubiese caído en él, conociendo la obsesión de su madre por el dinero, habría utilizado nuevos chantajes. La madre entonces le recomienda a la hija la vía judicial "porque cuando yo hable con el juez y le diga lo que tú eres y lo que haces, él mismo entenderá que no debo darte el dinero" (sic).

Iniciada la vía judicial, reafirmada en su convicción de toda una vida de que su madre no la quiere, sin encontrar trabajo y sintiéndose una mantenida, con mi sueldo disminuido, los cinturones bien apretados y aún así gastando más de lo que ingresamos, la segunda mitad del año ha sido la de la depresión de Pepa, y yo me he convertido en depresiva pasiva (no es ni mucho menos más saludable que lo de ser fumadora pasiva, y es que hay muchos padecimientos pasivos que no están catalogados como perjudiciales para la salud :). Termino mi segundo libro del año, del que Pepa es coautora. Balance: Neutro.

Conclusión: Así, henos aquí, terminando el año, yo con el aparato digestivo trastocado y los ánimos que por momentos se van al garete, pero luego me digo que no puedo bajar la guardia, que tengo que estar a las duras y a las maduras. Zangarreando a mi moza para que no repinte de negro las paredes que yo le voy pintando de rosa. Ahora queríamos terminar el año con un proyecto de trabajo para ella y lo estamos consiguiendo (ella haciendo su parte, que es la más importante y más delicada, yo aportando un poco de mi trabajo y mi positivismo). Los Reyes Magos le van a traer una moto, un casco y una web. Ya está todo a punto para que 2011 sea un poquito más tranquilo que 2010.

Por eso, cuando pienso qué voy a pedirle al nuevo año:

  • Quiero mantener todo lo bueno de 2010, que lo escribí en el primer párrafo.
  • Que ella vuelva a casa cada día de trabajar, con un dinero ganado, sintiéndose útil, no sintiéndose mantenida, felizmente cansada.
  • Quiero no nos impliquemos tanto en causas ajenas, que además de agotarnos encima se vuelven contra nosotras.
  • Para la salud de mi estómago quiero que los Reyes Magos me traigan unas cuantas cajas de Melasuda y otras cuantas de Keosdén, muy buenas para pasar de los problemas que se busca y te repercute alguna gente que, encima, no tiene nada que ver con una.



21 comentarios:

  1. Pues a ver si lo que quieres se convierte en acto. Ea, a por ello!!!!

    ResponderEliminar
  2. Candela, no le des más vueltas: el balance es positivo. La vuelta de tuerca a mejor va a ser el trabajo de Pepa, ya verás.
    Besos, y feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  3. Uff.. Candela.. Hace tiempo que no hago balances... Supongo que pienso que lo importante es seguir estando y que lo que no he conseguido este año,lo puedo conseguir el que viene... (entre tu y yo, es que si no pienso así, me pongo de mala leche....)

    Te deseo un MUY FELIZ 2011, y que gane lo positivo por goleada.

    Muchos besos y hasta el año que viene!!!

    ResponderEliminar
  4. Keosden funciona de maravilla, palabrita del niño jesus (achis)
    Un besazo para ambas inclusive

    ResponderEliminar
  5. Pues os deseo a las dos todo lo mejor para este año que entra, el 2010 ha sido feo, pero el 2011 será la leche sacamos la bola de cristal? jejejejej

    Oye, lo de Melasuda y Keosden me encantaaaaaaaa, ahora mismito lo añado a mi carta....


    Solo decirte que en mi balance vosotras sois de los más positivo para mí. Mil besazos bonita

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Candela!
    Desde Pinto (Madrid) la familia formada por Chulín, Nemo, Marcia y Asun os desea lo mejor para el 2011en todos los aspectos. Ojalá que el nuevo año os aporte más alegrías que penas y, desde este blog, lo compartas con todas las que te leemos.
    Os lo deseamos de corazón.
    Besos a montones. Asun

    ResponderEliminar
  7. me ha encantado el post, mucho, pero yo creo que el balance en vista del resultado final que es lo que realmente debería importar es más que positivo, satisfactorio incluso
    te deseo que este año impar menguen las pastillas de melasuda y que aumente todo lo bueno para vosotras
    besos

    ResponderEliminar
  8. Joé, qué depresión, sobre todo por lo de la suegra. El Keosdén podéis empezarlo por ella, que el llevar la misma sangre no da derecho a ciertas cosas.
    Lo que commentas en la segunda parte de mayo, ayudar a la gente, tb es negativo muchas veces, y tampoco se por qué, aunque me inclino a pensar que a quién tratamos de ayudar no es buena gente, aunque esté pasando por un momento malo. Hace años trabajé como voluntaria en un centro de mujeres maltratadas y tuve que dejarlo porque, por poco, casi la maltratada soy yo. Ahora ayudo con ropas, algo diner... pero no con mi persona, fue una mala experiencia.
    Como Maica, creo que tienes muchas cosas buenas y tu misma las dices: trabajo, una casa, familia.... pero es normal que las cosas de los demás nos afecten: Pepa sin trabajo, una depre, bolsillo ajustado... Es la vida, por desgracia.
    Como a mi no me ha ido muy mal (menos mal)en lo personal, me ha entrado una furia política y social que no veas, jajajaja, arremeto en cuanto puede con todo lo que se mueve (mediáticamente hablando). Y la última ha sido la de Sebastián diciendo que la subida de la luz significa un café por persona. Será capullo.
    En fin, estoy segura que el próximo año será muuuuucho mejor.
    ¡Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo y mucha energía positiva para el 2011.

    ResponderEliminar
  10. Dentro de que hay cosas bastante negativas, creo que el balance es muy positivo. Seguís unidas, con proyectos nuevos, ilusiones...

    Seguro que el 2011 es la continuación de todo lo bueno que ha ido llegando.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Quiero para ti lo que tú quieras. Además, que el balance de 2011 tenga muchas más luces que sombras.
    Y que nos conozcamos en persona.
    ¡Feliz Año, para ti y tu familia!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¿¿y lo flacas que os habeis quedao?? ¡¡eso no lo dices!!

    la verdad es que el balance de este año vuestro no ha sido nada bueno. Hoy iba en el coche repasando mi año tras leer tu post y fíjate hay algo en mi que me impide catalogar los meses como "negativos" a todos les quería sacar algo bueno, cómo soy! jajajaja

    eso si, los mios en mi cabeza se catalogaban como duros, durísimos, insoportablemente crueles...

    ResponderEliminar
  13. Pues yo rescato de mi balance con vosotras, los mimos que recibí, las conversaciones y el chocho teñido, ajjajaja. Candelilla, Pepa, os deseo de todo corazón un año 2011 espectacularmente bueno.

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que vivir da mucho trabajo. Una de mis amigas me ha regalado un cuadro que ha bordado ella misma, a punto de cruz, que dice:
    "Esto también pasará".
    Ojala, este año que empieza venga cargado de más luces que sombras y no falten las ganas de seguir adelante.
    Muchos besos y buenos deseos para el nuevo año.

    ResponderEliminar
  15. Os deseo todo lo mejor, es cierto que hay años que se nos quedan grandes, dado el cúmulo de problemas y decepciones, pero también es cierto que el año que llega deben caernos del cielo sorpresas positivas que equilibren la balanza... Confío en ello. Este año será mejor.

    Todo mi cariño y todo lo mejor para vosotras.

    ResponderEliminar
  16. A mi también me vendría bien estos medicamentos, yo añadiría otro más, un jarabe 'Pasodetó', cuando no haga efecto el Keosdén, ni el Melasuda. Y el año que viene ponemos una farmacia con nuevos medicamentos para este tipo de males.

    Candela, has podido salvar la ropa mientras nadabas, creo que lo más importante está contigo.

    FELIZ AÑO NUEVO 2011.

    Un abrazo para ti y tu familia, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Candela,os deseo un año lleno de párrafos positivos.Muchas Felicidades!!!
    Un Abrazo
    Una Ovetense

    ResponderEliminar
  18. Lo de no impliarte tanto en causas ajenas está muy bien, sobre todo si sales tan mal parada como cuenta.. que este año sea mejor para todos y que el trabajo de Pepa le suba el ánimo...un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Esto me recuerda que les sigo adeudando una carta con mis aprendizajes obtenidos en el proceso de tratar de ayudar a los demás...

    Pepa y tú estarán mucho mejor en el 2011 que en el 2010, estoy convencida!

    besitos, se les quiere mucho y bien ;)

    ResponderEliminar
  20. Me quedo alucinada con el tema "madres". Yo creía que la mía era la peor, pero veo que tiene duras competidoras.

    De las "amigas" en peligro, ya ni hablamos. No puedo creer que acabarais mal. Simplemente, no puedo. Yo os lo habría agradecido eternamente, lo menos.

    En fin, menos mal que el 2011 va a ser mejor. ¡¡Seguro!!

    ResponderEliminar