10 diciembre 2010

80 años

Mi madre ha cumplido hoy 80 años. He ido a comer con ellos como hago una vez a la semana al salir de clase. La he felicitado abrazándola y ella ha sonreído con su sonido de fondo. Ya estoy acostumbrada a verla moverse con ese fondo que son sus pequeños quejidos casi inapreciables, porque le duele la cintura al sentarse y levantarse, los pies y las rodillas al andar, la cadera al girarse... Cosas de la edad, porque aparte de la debilidad de sus huesos, está como una rosa y a mí me gusta más ahora, más suave y más cercana cuanto mayor se va haciendo. El tiempo lo pule todo. La vejez no hace más que suavizar picos y aristas y rellenar huecos y recovecos, lo mismo que hace el tiempo con las montañas.

Sigue con su espíritu algo pesimista, pero menos que antes. Una persona de 80 años no es nada, ha dicho. Mi padre ha contestado: Ni hablar de eso, una persona de 80 años es una PER-SO-NA... de 80 años. He sonreído porque siempre me siento más cercana en pensamientos a mi padre que a mi madre, aunque no sé, quizás si me hago mayor como ella piense igual que ella piensa... no sé, aunque no creo.

Me he acordado de algo que soñé hace unos días. Es una de esas pesadillas recurrentes que tengo cada cinco o seis años y que un día quise contar aquí pero luego no me atreví ¡a ver si me van a tomar por una asesina! Bueno, la pesadilla se desarrolla en escenarios distintos y la trama es distinta también, pero tiene en común una mujer anciana, que nunca es la misma y a la que no conozco de nada, a la que algo o alguien me obliga a matar, me resisto, me horrorizo por lo que tengo que hacer pero no tengo más remedio y la mato, la escondo o la entierro y me quedo sumida en un profundo horror sin ilusión por vivir ni por nada. En el sueño transcurren años desde que eso pasa y poco a poco voy olvidándome de ese trauma hasta que un día tienen que hacer obras o destierres en el lugar en donde la oculté y me vuelve todo el recuerdo, todo el horror y todo el sentimiento de culpa. Se me une el pánico a ser descubierta, pero siempre me despierto antes de que la encuentren.

Busqué en mi libro de los sueños y también en internet y encontré algunas interpretaciones al hecho de matar a una vieja si eres mujer o a un viejo si eres hombre. Parece ser que quieres matar algo de ti que no te gusta. ¿Estoy matando a la vieja que seré y no quiero ser? ¿En el fondo pienso, como mi madre, que una persona de 80 años no es nada? ¿Y por qué en el sueño tengo miedo de que descubran "mi delito" si en el fondo me mato a mí misma? ¿Y por qué siempre me despierto en ese punto del sueño?

Hoy tengo a las madres en mi pensamiento: a la mía, que está mayor, que fue joven y demasiado tempestuosa, a la que quise acercarme a mi manera, a la que siempre observé, de la que aprendí a coser, a cocinar, a tricotar con solo mirarla, porque yo siempre la he mirado mucho. Tanto ella como mi padre nos dieron lo que consideraban que era mejor para nosotros y nos enseñaron con su ejemplo el sentido de la honestidad, del esfuerzo y del respeto a los demás. Lena me ha conmovido con su post y me ha gustado mucho esta frase referida a su madre "la que nos inculcó los valores necesarios para ser las buenas personas que ahora somos".

La frase que me gustaría decirle a mi madre: "Mamá, me gustaría que hubieras querido conocerme mejor. Te quiero". Solamente le he dicho lo último.

22 comentarios:

  1. Creo que le dijiste lo más importante.

    Muchas felicidades para tu madre.

    Besos

    noche

    ResponderEliminar
  2. Uff Candela... Me he emocionado.. no sé últimamente cualquier cosa en relación con las "madres" me emociona...
    Creo que la dijiste las dos palabras más importantes de todas...
    Y cuando he leído el sueño, lo primero que he pensado es que "la habías alargado la vida".. no sé.. siempre me dijeron que cuando se soñaba que alguien moría. a esa persona se le alargaba la vida... (tampoco es que entienda yo mucho de sueños....)

    Felicidades a tu madre por ese cumpleaños! y por tener una hija como la que tiene.

    Besos y MUY BUEN FINDE

    ResponderEliminar
  3. Bueno, será que es la semana de las madres.He tenido una conversación hoy con la mia que ya te contaré (iba a escribirlo pero al final...jejejejej).

    Quizás en el sueño hayas matado algo de tí que no quieres volver a ver ni recordar,ni volver a vivir,no tiene que ser matarte a ti misma jejejeje,aunque es un sueño feo.

    Felcidades a tu madre por su cumple y estoy con almamater, también por tener la hija que tiene.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. Ay Candela,
    Justamente tengo lista una entrada en memoria de mi madre, por estas épocas los recuerdos se me vienen a la cabeza como un rompecabezas que me toca armar para poder encontrar solución a su ausencia.
    Me alegra que le hayas dicho la última parte de tu frase a tu madre. Es que a veces ya no hay tiempo para materializar la frase completa o para decirla toda y toca depurar, decir y demostrar lo más importante.
    Entre vos y Lena me han conmovido. Yo la verdad no sé si pueda publicar mi entrada en estos días... pero a veces tengo en mi mente una cosa y termino haciendo otra, nadie sabe.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Vaya días nos está dando Zeus, pordió. Lo primero felicita a tu madre que curiosamente cumple el mismo día que mi hijo mayor. Ya ves, más curiosidades en nuestras vidas.
    Me parece haber publicado un sueño de índole emocional parecido solo que era mi padre el que me ordenaba que lo matara. Debe tener algo que ver con grandes cambios internos y que puede que no se manifiesten hasta pasado mucho tiempo. Es cuestión de ir observando.
    Me hacen gracia los comentarios de tu madre, pese a ser Sagitario debe tener planetas importantes en Saturno, porque ese pensamiento que has citado es muy saturniano, y yo siento muy parecido. ¡Tiene gracia! Un fuerte abrazo. ¡Ya pronto nos irá tocando!

    ResponderEliminar
  6. El sueño recurrente es para interpretarlo.
    Muchas personas a medida que van envejeciendo van limando el carácter, incluso adquieren una sabia calma que en tiempos pasados las hacía muy valiosas para la comunidad, aún hoy en algunas tribus indígenas se pide consejo a las personas más ancianas, en nuestra sociedad occidental se minusvaloran y es triste porque se pierde un enorme potencial que podría ayudar mucho en estos tiempos de prisas y crisis.
    http://www.youtube.com/watch?v=f7nU5M1qe1w&feature=related

    ResponderEliminar
  7. No tengo ningún sentimiento especial por los "superiores", quizás es porque nunca encontré apoyo ni aliento ni autoestima ni na de na. Unicamento me acuerdo de mi abuelo materno que murió con 90 años pero yo tenía 20, y recuerdo que era muy culto y cariñoso y me gustaba much, no se si porque mi abuela era una arpia.
    En fin, soy una persona autodidacta en todos los sentidos y no debo nada a nadie. Suena fatal pero es así y además no estoy orgullosa de mi orgullo.
    Por otra parte no puedo con la gente mayor que conozco, me dan miedo, me inquietan, quizá le tendré que preguntar a mi loquero por qué y si es algo interesante ya lo cuento por aquí, aunque adivino que es simplemente miedo a llegar a esa etapa.

    ResponderEliminar
  8. Entre Lena y tú me tienen frita emocionalmente, que lo sepan las dos :P
    A mí también me gustó más mi madre según se fue haciendo mayor, de alguna manera el hecho de que ella tuviera menos energía y yo menos rebeldía ayudó a que la comunicación fluyera.
    Me considero muy afortunada porque tuve oportunidad de decirle que había hecho un buen trabajo educándome y que se lo agradecía...

    Un fuerte abrazo Candela y muchos besitos.

    ResponderEliminar
  9. Candela, como dices, tal vez haya algo en tí que quieras ocultar y por ello lo hayas arrancado de cuajo de tu vida. Pero el problema es que no lo has superado y, tarde o temprano, los demás descubrirán la verdad. Me alegra mucho que tu madre esté bien a sus 80 y más me alegra tu deseo de amor hacia ella a pesar de las incomprensiones entre ambas. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. uf, consigues emocionarme a veces con tan poco, a mi me gustaria decirle a mi madre que la quiero, pero no es que me cueste, para nada, es que ella se siente muy incómoda y se aleja, en fin, supongo q el tiempo suaviza carácteres pq antes la sentia más lejos
    gracias por el post, me has hecho pensar
    besos

    ResponderEliminar
  11. No es fácil expresarse con los que más queremos. Qué grande tu padre!

    ResponderEliminar
  12. Candela, aunque no te comente frecuentemente quiero decirte que me gusta mucho leerte y este post en especial me ha tocado el alma, quizás porque yo también deseo que mi madre hubiese querido conocerme más.
    Con lo de tu sueño, si me permites sugerirte, podrías buscar hacerte una constelación familiar y quizás así sepas el origen recurrente de tu sueño, lo más probable es que encontrarías el significado dentro de tu constelación.
    Un beso bonita!

    ResponderEliminar
  13. puf, las madres. Hace cinco días mi madre hubiera cumplido 85 años y, de nuevo, me quedé con las ganas de llevar a su casa un ramo de esas flores que tanto le gustaban. Ella no quiso reconocer que me conocía a fondo, pero yo sí quise reconocer que la quería hasta el alma. por eso, cerré tan bien los círculos con ella. Pero...la echo tanto de menos, en fin, me toca volver a llorarla, como tantos días desde hace tres años.

    ResponderEliminar
  14. la mía habría cumplido 75 y no llegó a cumplir los 50...demasiado joven, lo digo siempre, demasiado joven. Mi madre fue una madre que me conoció por completo, a mí me habría gustado conocerla por completo a ella, en todas sus edades.

    venticinco años ya... no me lo creo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Increíble el poder de las madres... felicidades a la tuya.
    No te preocupes Candela, que los sueños, sueños son.

    ResponderEliminar
  16. Pedazo de tema, LA madre (que nos pario). Pedazo de torbellino, el que nos produce atisbar la superficie quebradiza que cubre la relación que mantenemos con ella. Pedazo de tsunami emocional el que nos provoca reconocernos en ellas.

    ResponderEliminar
  17. Suscribo todo lo que dice Mármara, letra por letra porque ha atinado justo en los términos en los que necesitaría expresarlo yo.

    Para resumir, diré que la madre es mi gran asignatura pendiente....

    Al menos fuiste capaz de decirla "Te quiero". y eso a veces no es fácil decírselo a los padres.

    Un abrazo enorme Candela!!

    PD Palabra clave Rurmodiz...aprendiz de rurmorosa?

    ResponderEliminar
  18. Candela, preciosa, muchas felicidades para los primeros 80 años de tu madre!! que hermoso que le hayas dicho que la quieres y que pases tiempo a su lado, mirándola (ad-mirándola).

    Mi madre, unos meses antes de morir, mientras estaba encamada, me acerqué para abrazarla y decirle que la quería y me dijo: "sabes cuánto tiempo has estado sin mí!!!" y entonces me di cuenta de que a las madres no hay que escatimarles ni un momento, hay que disfrutarlas al máximo.

    Y tu padre, una PER-SO-NA maravillosa, que también necesitará que le digas que le quieres (aunque imagino que a él no te cuesta tanto decírselo, no?)

    Muchos besos y abrazos para toda la familia

    ResponderEliminar
  19. Muchas veces olvidamos los tiempos que vivieron nuestras madres: la presión para no demostrar sentimientos, la responsabilidad desde la infancia...
    Hoy hablamos de emoción y sentimeinto con tanta naturalidad como los sentimos y manifestamos: reir, llorar, abrazar, acariciar o besar. En público o en privado.
    ¿Es que nadie se acuerda de "antes? "Hay que salir lloradas de casa", "dientes, dientes "(dice la Pantoja) ¿cuando empezamos a ver las primeras parejas de la mano?¿Cuándo empezamos a besarnos lejos de la oscuridad de los portales?...para comprender hay que recordar.

    Felicidades para los ochenta de la madre y la celebración de la hija.

    ResponderEliminar
  20. Qué entrada tan bonita, Candela!! Estoy de acuerdo con nocheinfinita: le dijiste lo más importante! :-)

    Con respecto al sueño, no será una parte de ti que no te gusta y que temes que sea descubierta?? Qué grandes misterios, los sueños!

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. La última frase se me ha quedado grabada en el alma. Exactamente es eso lo que quisiera decirle a mi madre. Lo que tal vez acabe diciéndole, si decide no reaccionar o reaccionar poco, como parece que está decidiendo. Es una pena, pero es. Nos dijeron que las madres era muchas cosas buenas, pero para la mayoría son señoras que nos parieron. El resto no venía de serie. Y digo que nos parieron, porque creo que las madres de corazón son un poquito mejores. Aunque tampoco pondría la mano en el fuego por ello :S

    ResponderEliminar