24 diciembre 2010

En Nochebuena, contra la crispación

Las vacaciones de Navidad se me pasan volando, los días reales de descanso laboral no se corresponden con una igual sensación de descanso. Diciembre es un mes de obligaciones y prisas. Apenas pasa el cumpleaños de mi madre, llega el mío entre exámenes y evaluaciones. Sin darme cuenta llega la Nochebuena, luego el santo de mi madre, después la Nochevieja, el Año nuevo, el día de la toma de Granada, que también es festivo. Un respiro de nada, los Reyes y vuelta al trabajo. Son esos días que no siento familiares, mucho más familiar es cualquier tarde desparramadas en el sofá viendo películas, sin obligación de beber o de comer nada especial, ni de reunirse con la familia propia y política, ni de ir a comprar regalos ni de llevarlos, ni de quedar bien. Más familiar es reunirme una vez a la semana con mis padres alrededor de la mesa donde está la comida sencilla y casera que preparan entre los dos, contándonos las cosas de hoy o recordando juntos las de hace treinta años.

¿Con quién pasas la Nochebuena? Si no tienes dónde ir puedes venir a casa, estarán mis suegros, mis cuñados, mis padres... pero mujer, no vas a quedarte sola una noche así. ¿Quién no ha oído algo parecido a esto? Al final aceptamos unirnos al clan -el que sea- a comer, beber y brindar mucho, por que otro año sea por lo menos igual que este, porque no nos falten los que ahora están, añorando a los que se fueron, o luchamos contra viento y marea para poder quedarnos a solas y, si lo conseguimos, de pronto nos asalta un amargo sentimiento de soledad y de abandono. Porque estas fiestas lo son para los niños y para las niñas, que todavía no tienen edad ni para añorar el pasado ni para temer el futuro. Para la gente adulta es período de obligaciones y añoranzas, de gastar, comer y beber más de lo que se quiere y mucho más de lo que se debe.

Esta noche hemos decidido pasarla las tres juntas, en casa. Miro la televisión mientras escribo. Esta tarde he hecho magdalenas. Pepa está cocinando un plato sencillo (mi estómago no está para juergas últimamente), Mayita estudia un poco. Silencio en casa y silencio fuera. Aún así tengo la desagradable sensación de estar cometiendo alguna falta grave. Y para colmo ¿a quién se le puede ocurrir escribir en el blog una nochebuena a las ocho y pico de la tarde? Me sorprendo mordiéndome las uñas... No me extraña que la gente ande crispada. Esta mañana fuimos a comprar unas cuantas cosas a un hipermercado. Estaba llenísimo de gente que miraba el reloj y se empujaba con malos modos. Una señora me fulminó con la mirada, me quitó el carrito y se lo llevó a la otra punta porque le estorbaba, mientras me daba una lección magistral de cómo y por dónde podía circular. Le respondí con una sonrisa "Feliz Navidad" y se bloqueó, no sabía si sonreírme, abrazarme o darme una patada en el culo.

Ohhhmmmmmmmmmm

Os dejo este vídeo, muy acorde con este sentimiento mío de esta noche. ¿No nos sobra crispación?

Un abrazo.




16 comentarios:

  1. Pues aquí estamos muy felices las tres...Te quiero preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad, Candela,

    personalmente opino, que celebrar en la intimidad la nochebuena, sin tantas obligaciones ni personas alrededor, sin tanta parafernalia, es una decisión no sólo sabia sino enriquecedora y agradable.

    Os deseo a las tres una Nochebuena apacible y muy dulce.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. feliz navidad, Candela, a las tres... no veo una mejor manera de que paseis la noche buena. bueno si, la veo, pero lo dejo a vuestro albedrio (os vendrá bien cenar ligero el plato sencillo de pepa, jajajaja)

    yo estoy guisando un "pollo a mi puta bola" que me está quedando de muerte!!

    ResponderEliminar
  4. Feliz Navidad!!!.Nada como pasarlo comodamente. Algunos les gusta la montonera otros la intimidad,etc...El asunto es que sea un momento relajado. Un beso

    ResponderEliminar
  5. A mí por definición me crispa la Navidad, por eso la evito. Evito ir a comprar con tanta gente, evito las comidas en casas llenas de gente. Esta noche estamos mis hijos y yo. Mañana, comida en restaurante con algunos familiares.
    Así que me parece muy inteligente vuestra decisión.
    Que lo paséis muy bien!
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno, nosotras estamos celebrando la nochebuena tan tranquilitas las dos. Ya ves, ¿coincidencias?
    Eso sí la comida ha sido toda una movida con hijos y nietos,incluido el señor Claus con sus regalos, conforme conveniencia. Lo tradicional....para los demás. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo muy fuerte, Candela.
    Ayer pasé una noche estupenda, cenando tranquilita con mi hijo y con la Mari. Vimos un ratito la tele y después P. se puso a jugar a la xbox y yo a tejer una bufanda, y de ahí a la cama.
    Lo realmente importante es hacer lo que nos apetece, sea el día que sea... somos much@s los que pasamos estos días así, no somos tan rar@s!!
    Besitos para las tres.

    ResponderEliminar
  8. sí, hay ,mucha crispación porque esta sociedad nos mete en la cabeza una forma de celebrar estos días, pero os he "visto" en vuestra nochebuena y me ha parecido de las más bonitas, con tranquilidad, con relajación, con la gente que realmente se quiere. Me pido, dentro de poco, una navidad así con mi chica. Os quiero, chicas, quiero veros y quiero charlar con Pepa, con mayita y contigo mientras nos da el aire en tu terraza (así que mejor en primavera)

    ResponderEliminar
  9. Tener a tus seres amados junto a ti es una verdadera celebración de amor! Que celebres junto a ellos, cada uno de los días que formen tu vida.
    No hay navidades mas verdaderas que las que se viven con tranquilidad.
    Un abrazo y mis mejores deseos de nochebuena desde el otro lado del mundo.

    ResponderEliminar
  10. Este mismo año me he dado cuenta de que no se puede luchar contra los elementos. Mis planes eran quedarnos en Navidad en Madrid con nuestros 3 perritos, una cena sencilla en Nochebuena y lo mismo en Navidad. Se lo dije a mi prole con tiempo suficiente para que se fueran haciendo a la idea y no he podido superar la cara de desconcierto y tristeza que pusieron, sin decir nada más que lo que tu quieras mamá. Así que me fui a Málaga el dia 23 he regresado hoy y el 31 los tengo a todos en Madrid en mi casa.
    El próximo año no estaré ya desde Semana Santa comiéndome el coco con la dichosa navidad, haré lo que tenga que hacer, que después de todo son dos días, y el resto del año haré lo que yo quiera.
    Es lo que hay pero las tradiciones pesan y al final (eso si, cuando todo ha pasado), me alegro de hacer las cosas "como Dios manda" y que todo el mundo esté contento.

    ResponderEliminar
  11. El vídeo es simplemente genial. El plan para pasar nochebuena también. La sensación de libertad para hacer lo que una realmente desea es maravillosa... en resumidas cuentas, me parece que este año han tenido lo que se merecen: amor y paz :)
    Besitos, las queremos mucho.

    ResponderEliminar
  12. Candela ¿has cumplido años este mes?, pues muchas felicidades.

    Comentaba hoy con mi amiga Maripilar que la nochebuena me gustaría celebrarla como los cumpleaños, con chocolate, bizcochos y ¡ya!.

    Y sobre la crispación, menos mal que al menos en unos dias tratamos de ser un poquito más amables y afectuosos aunque no se consiga del todo, pero imagina un año sin Navidad, sin desempolvar los buenos deseos de forma oficial ningún dia del año ¿no sería una locura?

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Desde esta tranquila noche navideña, después de que se haya ido toda la familia, que cenó ayer y comió hoy aquí, en casa de la madre(menos el pequeño, que se ha ido a India a reponerse de su reciente separación conyugal), imagino que habréis disfrutado muchísimo de vuestra Noche Buena, las tres, tan contentas y tan felices. Es por ello, oye, que te felicito, no sólo estas Fiestas, si no por la decisión. Un beso muy fuerte, a la par que navideño.

    ResponderEliminar
  14. Es increible la cantidad de comida, como si nunca hubiesemos comido, la cantidad de sentimientos, como si nunca los hubiesemos sentido... A mi también me crispa esa sensación de obligación pero, Candela, es Navidad¡¡¡...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. pues en mi caso fuimos tres también: una chica guapa que ha entrado en mi vida sin esperarlo, su perra y yo. Ya ves, lo que menos imaginaba... y más a guuussstoooooo.

    Felicidades a las tres. Y muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, yo que soy amiga de todas las noches, la buena es la que menos. De todas maneras, si no escribí en el blog es porque he estado varios días sin internet, rotura de router. Así que me dediqué a leer y a comer calçots. ¿Quién come calçots una Noche Buena? Dintel.

    ResponderEliminar