03 enero 2011

Mi derecho a tener miedo

La Ley antitabaco me afecta más bien poco y, a pesar de mis protestas, la acepto casi de buen grado, más que por mí por mi hija, que también es fumadora y me gustaría que lo dejara. A mí me afecta poco porque no me gustan los lugares públicos, porque soy bastante solitaria, pero me desesperan los extremos. Por ejemplo hace un año mi madre estuvo en el hospital y yo me quedaba con ella por las noches, sentada en un sillón. A veces me apetecía estirar las piernas y fumarme un cigarrillo y me bajaba a la calle. A esas horas todo estaba solitario, mi cigarrillo no era una ofensa para los asépticos pulmones de ningún no fumador ni ejemplo perverso para menores ni mayores. Era simplemente el ejercicio de mi libertad en la soledad de la noche. Esa libertad mía, individual, hoy no podría ejercerla del mismo modo. Podría bajar, podría esconderme más allá de la noche misma, pero con el miedo azuzándome a las espaldas. El anuncio de la ministra de que está permitida (y por el modo en que lo dice, aplaudida) la delación anónima es algo repugnante, vomitivo, inquisitorial... Me produce espanto, pero más espanto me produce el haber corroborado que en solo 24 horas casi un millar de delatores se han pronunciado. Y si me apuro, más espanto aún me produce el hecho de que casi nadie se haya llevado las manos a la cabeza con esa declaración ministerial. Esto, en un Estado de Derecho, en una democracia y con un gobierno de izquierdas es para que se pongan los pelos de punta. Pero por las diosas ¿hemos perdido el norte? ¿se nos ha olvidado lo que costaron las libertades individuales? ¿sabemos lo que significa libertad?

43 comentarios:

  1. Precisamente el otro día debatía sobre ello con unos amigos.

    A mi modo de ver se están sacando los pies del tiesto. No me gustan los extremos, y esta Ley es totalmente extremista. Se respeta a los no fumadores y se ha perdido por completo el respeto a los fumadores, cuando, precisamente con eso, con respeto, hay sitio para todos.

    Pienso que es necesario poner prohibiciones, porque desgraciadamente no sabemos vivir ni convivir sin ellas, pero hay puntos de esta Ley que estoy totalmente en contra y no los encuentro lógicos.

    Un beso Candela.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo no haría una denuncia anónima por algo así, si acaso diría ¡¡¡ey, que ya no se puede fumar!!! Y vamos, de tener que decir a alguien hablaría con el dueño del bar o algo así.
    Vamos, o no haría nada.
    Mi familia entera está dejando de fumar. Mi madre está muy graciosa cuando dice: que se jodan, yo para tener que fumar en casa o en la calle como una apestada de la sociedad, no fumo.
    En fin, me quedo poco tiempo ya aquí como para notar la diferencia. Estuve en un bar el primer día antitabaco. ¿Lo noté? Estaba a mis cuitas. Pero sí, sí noto la diferencia a mejor. Ya antes tendía a elegir sitios donde no se fumara (los menos).
    Pero vamos, que yo no denunciaría a nadie. Creo que no denunciaría anonimamente nada que no me atreviera a decir: eh, deja de hacer eso. Bueno, hay excepciones, claro. No hablo de situaciones peligrosas donde quiera mantener el anonimato.
    En fin...
    ¡¡Feliz Año, Cande!!

    ResponderEliminar
  3. Aunque bien pensado, ¿será peligrosa mi madre dejando de fumar? Creo que para el 10 que me voy no le habrá entrado el mono todavía. ;)
    Ánimo a ti también con lo de dejarlo.

    ResponderEliminar
  4. Solo en casos extremos de encontrarse con algún energúmeno humeante entiendo la denuncia, pero no el anonimato, con eso se pierde precisamente la libertad que como ciudadana tengo a exigir mis derechos, con mi nombre. Sigo fumando (ay, diosa, después de seis años sin hacerlo) y pienso que con educación y respeto las libertades de todo el mundo tienen cabida. candelilla, la pérdida de libertades nos pueden llevar a callejones sin salida, pero parece que mucha gente eso no lo valora.

    ResponderEliminar
  5. Invitar al personal a hacer denuncias anónimas en lo tocante a cualquier cuestión es aberrante. ¿Que tendrá la señora ministra en su mente para pronunciar semejantes palabras? Miedo me da. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La ley en si no es más restrictiva que la que se aplica en otros países, por ejemplo México y Estados Unidos por citar dos ejemplos que conozco personalmente. Yo he vivido razonablemente bien en México como fumadora con una ley similar. Yo no veo tanto el problema allí como en la estigmatización social que se está haciendo de quien fuma. Desde mi punto de vista es el nuevo tema de los medios de comunicación que invitan a atacar al "nuevo enemigo". Antes fue la gripe A, los inmigrantes, etc. Este es el nuevo fin del mundo, el de moda. Por otra parte, la ministra siempre ha sido mala para hacer declaraciones. Si tiras de hemeroteca verá sotras de sus perlas, es nefasta pero la culpa no la tiene ella, sino quien la pone en un sitio donde está visible. Te aseguro que los socialistas "de a pie" se echan las manos a la cabeza cada vez que la ven aparecer para ver qué nueva gracia va a soltar.
    Paciencia mi niña, esta caza de brujas pasará de moda en cuanto aparezca otro fin del mundo más novedoso :)
    besitos

    P.D. Ya no fumo, pero en mi casa mandamos mi güera y yo y si nos visitan y quieren fumar, serán bien recibidas ;)

    ResponderEliminar
  7. En fin, menos hipocresía y si realmente quieren que la gente deje de fumar, que dejen de vender tabaco si es tan malo... ¿Cuántos impuestos cobra el gobierno por su venta?
    Delatores y tonterías, todo para despistar de la realidad.

    Claro que yo no entiendo ni de política ni de economía.

    ResponderEliminar
  8. Lo de la Pajin incitando a las delaciones es simplente aberrante y además que no lleva a ninguna parte. ¿cómo van a demostrar que en tal sitio se fumaba si la poli no va a llegar en 5 minutos?.
    Soy fumadora respetuosa pero con todo esto (que no es más que una cortina de humo para no hablar de otras cosas muchos más importantes), me están haciendo sacar los piés del tiesto.
    De entrada yo, en mi trabajo, sigo fumando en lows labavos, con la ventana abierta y casi con medio cuerpo fuera, jejeje. No creo que nadie me diga nada (lo hago de forma discreta) pero si hay alguna estúpida, van a sacar lo malo que tengo dentro y les recordaré su gordura, su peinado, su forma de vestir o cualquier cosa que se me venga a la cabeza, porque hay cada espécimen a la vista que hieren la sensibilidad cuando las ves y eso también debería estar prohibido ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Yo llevo dos días siendo más feliz, compartiendo ratos con mis compañeros de trabajo (antes no podía porque soy alérgica y me agobiaba tomarme un café en un bar). Y donde curro no había de no-fumadores, porque en la diferencia salían ganando los de fumadores.

    También aprovecharé en breve para salir de marcha (que hacía años que no lo podía hacer) y disfrutar sin picores, sin asfixia, etc.

    Las denuncias a Facua, se están realizando todas con DNI, con lo que, lo que diga la ministra son palabras que se las lleva el aire.
    Evidentemente las denuncias anónimas solo deberían ser tales cuando implicara un riesgo o ataque por parte de alguien.

    En cuanto al comentario de recordarle a alguien su gordura... (de una persona que lleva además incumpliendo la ley no días, sino años... fumando en lavabos, e insultando a quien no opina como ella -igual ante ella habría que hacer una denuncia anónima-) creo que demuestra mucho sobre la [ironic on] grandísima conciencia [ironic off] que muchas personan tienen.

    De corazón, yo tengo mucho que agradecer a todos los fumadores respetuosos que en su momento preguntaban si podían fumar para no molestar (siendo conscientes de que es algo molesto para muchas personas) y también a todos aquellos que hoy cumplen esta nueva ley, que estoy convencida será buena para todos (no hay más que mirar a nuestros vecinos europeos).

    ResponderEliminar
  10. Es lo que me tiene hablando sola, que haya sido un gobierno de izquierdas, precisamente, el que se haya pasado la democracia, la libertad, y hasta el sentido común por el forro. Lo de las delaciones me indigna y me sonroja. Y, efectivamente, me retrotrae a épocas oscuras y vergonzantes, indignas de un gobierno democrático. Ya lo tenía decidido, después de lo del Ministerio de Igualdad, pero después de esto no me va a caber ninguna duda: mi voto ya no lo tienen.

    ResponderEliminar
  11. Denunciamos al que se está fumando un cigarrillo pero somos incapaces de salir a la calle a denunciar las injusticias sociales y el continuo pisoteo de los derechos humanos... así somos.

    Yo ya sólo fumo en mi casa, que no tengo ganas de pagar ninguna multa.Y mi enhorabuena a todos aquellos que esta ley les ha beneficiado.

    Ahora sólo falta que pongan leyes restrictivas y multas a todas aquellas empresas que contaminan con sus humos, a los ayuntamientos -dueños de los autobuses contaminantes-, a los que no recogen las cacas de sus animales, a los que tiran papeles en la calle, a los que se pasan hablando voz en grito por el móvil lo que dura un viaje en bus, por ejemplo Madrid-Granada, que eso molesta mucho, mucho...

    Yo sigo pensando que otro mundo es posible, pero así vamos muy malamente.

    Besos.

    noche

    ResponderEliminar
  12. Vamos a ver TAK anónima: si has leido mi `post verás que he dicho que fumo en la ventana del lavabo con casi medio cuerpo fuera, por lo que no entra humo en ellos. Y te puedo decir que en una jornada de 8 ó 9 horas sin salir ni a tomar café, el que me fume 2 ó 3 cigarros no molesta a nadie, por lo que si alguien me ve y me dice algo, pues que se atenga a las consecuencias, si ese dia e pilla de mal humor o que me denuncie, a ver cómo lo deuestra. Y el caso que dices que insulto....., bueno a lo mejor es que ante un ataque sólo me limito a verbalizar lo que veo (irónicamente tb).


    Lo de tu caso que eres no fumadora pero alérgica, tiene un pase y lo comprendo perfectamente, pero la mayoria de los No fumadores y/o ex-fumadores van a dar por culo y perdona la expresión.
    Lo que pedimos los fumadores es sitio de fumadores, no fumar dónde no se pueda y eso ¿a vosotros que os puede importar?, con no entrar ya está pero no, venga con esto y venga con lo otro. Y los de FACU... en fin conozco a alguno de esa asociación y me callo, pero me gustaría demagógicaente hablando (lo digo yo para anticiparme) que ya me gustaría que denunciaran otras cosas con el mismo ímpetu tal como la corrupción, el desempleo, el maltrato, las violaciones de niños, etc. etc.etc

    ResponderEliminar
  13. Ya no se lleva el justo termino medio de nada. Cada vez se nos imponen más los extremos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Aberrante, sí... Estoooo, se podrá denunciar anónimamente, también, que el/la politicucho/a de turno está defalcando bienes públicos??

    Sí, da miedo cómo se gestionan las cosas...

    En cualquier caso, Candelilla, deja de fumar, si puedes... más que nada por salud, anda... Libertad sin salud sirve de poco.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. ya no sabemos hacia dónde centrar la atención para tratar de obviar los problemas verdaderamente importantes.. hasta dónde estamos llegando..

    ResponderEliminar
  16. Yo, que estoy encantada con volver a casa con la ropa limpia, estoy indignada con las denuncias anónimas. ¡Qué locura! La denuncia contra el sentido común... en todo.

    ResponderEliminar
  17. Soy una fumadora social pero creo que esto me impulsa a fumar más, porque me parece indignante que tragemos con esto. Ya oí en la radio esta mañana que así se empezó con los judíos.. desde luego el gobierno no está haciendo méritos para las próximas elecciones .. creo que en loor de la sanidad se están cometiendo abusos con la libertades individuales expelunantes.. indignación no encuentro otro palabra.. saludos

    ResponderEliminar
  18. ¿De verdad estáis comparando esta ley con el Holocausto?
    Animar a las denuncias an´´onimas puede ser sacar los pies del tiesto, claro, pero yo lo igualo al vecino que prefiere llamar a la poli y decir que sus vecinos hacen ruido a subir y decir amablemente: ey, que son las doce de la noche, tened un poco de cuidado, por favor.
    Vamos, que en general tratamos de evitar enfrentamientos directos porque yo creo que no sabemos discutir con amabilidad, así que hale, a llamar a la poli.
    Mi teoría sobre por qué esto es así pa otro día.
    Pero no, lo siento pero no es comparable. No es comparable la prohibición de fumar en los sitios públicos con la situación del Holocausto, lo diga quien lo diga.

    ResponderEliminar
  19. *Alma máter, también yo pienso que es una ley TOTALMENTE extremista, porque en su interior hay no solo "el no molestar al no fumador", sino una tocadura de pelotas al fumador que nada tiene que ver con el no molestar. Hay muchos puntos que son del todo segregacionistas, un fomento del odio y de enfrentamientos y una sarta de mentiras y bulos sobre el concepto de fumador pasivo.

    * Klaudina, yo he denunciado delitos por teléfono, como el hecho de que estuviesen robando y rompiendo coches en un garaje en un momento dado (lo presencié una madrugada) y la policía te pide tus datos, si no se los das ni vienen a corroborrarlo. Ahí no hay anonimato posible. En cuanto a lo de dejarlo yo, sinceramente lo habría hecho hace tiempo ya, pero ante lo absurdo solamente me entra ansiedad. Desde 2005 fumo más y ahora cuando leo las noticias y los comentarios a las mismas, me fumo medio paquete en un abrir y cerrar de ojos, veo tanto odio...

    * Marcela, en efecto, para exigir mis derechos he denunciado situaciones (por ejemplo a las oficinas del consumidor) y he tenido que dejar obligatoriamente mis datos personales, incluso en las hojas de reclamaciones de establecimientos. En cuanto a la libertad, mi libertad personal no puede ser limitada si no daña la de otras personas. Esta ley lo hace en muchos de sus artículos y eso a mí me da miedo y augura un terrible futuro de enfrentamientos y segregación de seres humanos.

    ResponderEliminar
  20. *Pena, ahí está el quid de la cuestión: la estigmatización social que se hace de quien fuma. Es muy probable que un no fumador que me insulta y me señala con el dedo sea un gran bebedor, un maltratador, uno de esos superempresarios que no me paga y me explota, pero la estigmaticación ha caído sobre seres probablemente muy honrados, honestos y cumplidores de todas sus obligaciones, no sobre los otros. Cuando leo lo de 2.000 inspectores vigilando la ley antitabaco me pregunto dónde están los inspectores cuando a mi hija le hicieron un contrato de 7 horas diarias de trabajo, 1200 euros al mes y cinco días a la semana, cuando le hicieron trabajar 16 horas diarias, 7 días a la semana y le pagaban 800 euros al mes, y sobre todo cuando al final ni siquiera le pagaron esos 800... Por qué la inspección de trabajo se inhibió de investigar y mucho más de intervenir, porque "no era asunto suyo"... Y si va a juicio ya le han avisado de que si el menda no quiere no va a pagarle ni le va a pasar nada, porque así está la ley.

    ResponderEliminar
  21. * Dintel, te aseguro que si la ley hubiera sido simplemente prohibir la venta legal de tabaco, la habría considerado lógica y justa, aunque me hubiera agobiado sin encontrar tabaco, pero me lo venden, me hacen pagar unos impuestos matadores y me ponen cláusulas legales que no tienen nada que ver con el respeto ajeno.

    * Isa, aunque lo hagas de forma discreta y sin molestar a nadie, la trampa está servida, porque el solo hecho de que alguien lo sepa o lo imagine te deja con el culo al aire. Repito, esta ley no es para proteger a un no fumador, es mucho más que eso, es un exponer a una persona que ejerce su libertad personal (en privado) a ser señalado, juzgado y condenado por cualquiera de la parte "legal" de la población.

    * Tak, no sé qué edad tendrás, pero hace unos años, cuando yo no fumaba, no me molestaba (ni a mí ni a prácticamente nadie) que hubiera alguien a mi lado fumando, salvo que me echara el humo a las narices. Tampoco detectábamos "olor a tabaco" en una cortina o en un coche. A eso ha llevado una meditada y progresiva "señalización" y rechazo de olores que antes no estaban registrados en nuestro cerebro como nocivos, porque además ahora ya la gente no se queja de que haya humo, sino de que huela a tabaco, aunque sea remotamente, y en el olor no hay daño físico, solo hay la repugnancia inducida mediante mensajes reiterativos de rechazo y exclusión sobre determinados seres humanos.

    ResponderEliminar
  22. * Mármara, una de mis impotencias va en el sentido de dejarme sin un alguien a quien votar. Me sacaron legalmente de un armario y ahora, legalmente también, me han metido en otro. Me han expuesto a la violencia de otras personas y ya he dejado siempre muy claro que el hecho de que yo fume no me ha hecho una persona desaprensiva, al contrario, siempre he sido muy respetuosa (en exceso a veces) con las manías y los gustos ajenos. Y como yo muchísimas más personas, hoy señaladas y estigmatizadas. ¿A quién voto? No tengo opciones. A ellos no, a los otros tampoco.

    ResponderEliminar
  23. * Noche, viendo la cantidad de gente que está pasándolo MUY mal con la crisis, que ha perdido su trabajo y su vivienda, o que está siendo explotada en un trabajo o que la hacen trabajar en negro "para no perder la ayuda estatal" y un sinfín de abusos más, me habría encantado que hubiera alguna ley que dijera "denuncien estas situaciones", con identificación del denunciante por supuesto, "porque hemos puesto 2.000 inspectores para luchar contra el fraude fiscal y laboral". Pero eso no lo dicen en ningún sitio, ¿verdad? En lugar de estigmatizar al delincuente, al que se hincha la barriga a costa de la miseria de otras personas, estigmatizan al pringao que se fuma un cigarrillo "en la calle" junto a un hospital... no te jode...

    ResponderEliminar
  24. * Isabel, los términos medios no existen en la actualidad, EN NADA. Espero que en el ir y venir del péndulo, me dé tiempo a vivir aún una etapa de concordia y términos medios, tan saludables ellos.

    * Morgana, no es buen momento para dejar de fumar, pero te prometo que si puedo comprar tabaco "libre de tasas", lo haré. No quiero beneficiar con mis impuestos a quien hoy me da una patada en el culo (léase personas que reciben ayudas y subvenciones o gobiernos que tienen que reducir su deuda pública a costa de mi "delincuencia" por la que me persiguen y me ponen en peligro.

    ResponderEliminar
  25. * Nuuk, es tan evidente que esta ley es una cortina de humo para no hablar de que poca gente llega a fin de mes y de que nos suben el pan, la gasolina, la electricidad, el transporte... que nos bajan los sueldos y que mucha gente ni siquiera tiene un mísero sueldo al que agarrarse.

    * Ico, mi mujer es también fumadora social (de un cigarrillo de pascuas a ramos) y si no nos apuramos corre el riesgo de convertirse en fumadora habitual, porque esta ley, tal como la han redactado, provoca deseos de insumisión, amén de ansiedad.

    ResponderEliminar
  26. * Klaudina, si la ley hablase de espacios públicos cerrados estaría bien, pero léetela (supongo que a ti te gustará aunque la leas). Hay espacios públicos al aire abierto que están vetados y hay puntos muy negros, muy segregacionistas, que hacen apología de cosas muy graves a mi modo de entender la vida.

    Por ejemplo, no fumar en la calle si hay un hospital cercano (¿les va a llegar el humo a los enfermos?)
    O en los hoteles: quedarán reservadas el 30% de las habitaciones para fumadores, peroooooo, esas habitaciones tienen que estar AISLADAS de las demás, todas ellas CONCENTRADAS en el mismo área. Los trabajadores del hotel no PUEDEN entrar en la habitación mientras el cliente esté dentro. Imagina que voy a un hotel (no suelo fumar donde duermo), que me fumo un cigarrillo antes de dormir, que abro la ventana incluso. ¿Acaso aquel cigarrillo expone a gravísimas enfermedades a la señora de la limpieza que entre por la mañana o al servicio de habitaciones que me trae el desayuno? Y un carajo (con perdón). Además el hecho de poner las habitaciones "juntitas" y separadas de las demás es un SEÑUELO, una flecha o un aspa en la puerta que me priva de expone públicamente mi intimidad.

    ResponderEliminar
  27. En el anterior comentario no redacté bien el final: "un SEÑUELO que me marca a la vista de los demás, que expone mi intimidad públicamente".

    ResponderEliminar
  28. Como todo lo que ha hecho y experimentado la humanidad estamos yendo a tientas y a tumbos, queremos tanto proteger a los demás que ya empezamos a trasgredir los derechos de otros. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  29. No, a mí hay cosas de la ley que no me convencen tampoco. El otro día me alucinó bastante lo de: esta terraza de la cafetería está cerca de unos columpios, así que... Eso me flipa un poco. Pero sí que me gusta que se prohiba fumar en todos los espacios cerrados. Hasta ahora era un cachondeo porque, al menos en mi ciudad, en casi todos los bares se permitía fumar.

    ResponderEliminar
  30. *El Drac, y no solo proteger a los demás, que en buena lógica es lo que solemos hacer sin leyes ni nada, lo peor y lo que más coarta libertades es tener que protegernos a nosotros mismos no como un derecho sino como una obligación legal con contrapartida punitiva si no quieres, como es la obligación de ponerte casco en la moto (ahí te arriesgas tú y no arriesgas a nadie más, no?) Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  31. Klaudina, repito que la ley en sí no me parece mal, lo que me parecen mal son los excesos y las incoherencias. Habría aplaudido la ley:

    1) si hubieran prohibido la venta (legal) de tabaco. O

    2) Si la hubieran limitado a "proteger" a quien no quiere fumar, pero sin señalar con el dedo a quien fuma, dejando libre CUALQUIER espacio abierto y sin fomentar la discriminación ni el enfrentamiento entre personas.

    ResponderEliminar
  32. De todos los alumnos con los que me toca lidiar, hay dos que no me gustan: el acusica y el pelota...y, a veces, van en un lote.

    ResponderEliminar
  33. http://www.escolar.net/MT/archives/2011/01/asi-funciona-la-manipulacion.html

    ResponderEliminar
  34. Gracias por la información, anónimo. En cualquier caso hay mucha gente aplaudiendo con las orejas ante el solo rumor de poder ser delatores anónimos del vecino de al lado, lo que me lleva a pensar que los humanos estamos vendidos a nuestras propias miserias. Solo hay que mover los hilos oportunos, un chasquido de dedos y tendremos listo un ejército de justicieros.

    A pesar de todo, no estoy de acuerdo con la parte heavy de esta ley, y eso no es un rumor, es texto legal escrito y publicado.

    ResponderEliminar
  35. ¡Uf,Candela! tienes toda la razón... nos han ido cercenando derechos poco a poco (exactamente igual a como peatonalizan el centro de las ciudades: hoy cortan una calle por una obra, luego la de al lado y, sin darnos cuenta, nos vamos acostumbrando a circular por otras vías... y de repente comprendemos que nos han quitado todas las opciones de llegar a algún sitio)... lo que vivimos no es una democracia y, además, nos tratan como si fuéramos imbéciles o niños chicos... en fín, espero que la gente se levante, de un golpe en la mesa y le haga saber a esos impresentables que ya está bien. Te deseo un feliz año (¡si nos dejan!)

    ResponderEliminar
  36. Siguiendo con el símil de Alicia, ¿no será más bien que un día los coches invadieron las calle y al peatonalizarlas se devolvió al ciudadano un espacio que era de todos y no sólo de los conductores? No entiendo muy bien de dónde creen los fumadores que les venía el derecho a hacer respirar humo al prójimo. Y conste que a mí nunca me ha molestado demasiado (excepto el olor a puro, que me produce náuseas) pero vamos, que lo de fumar en lugares público era un derecho adquirido unilateralmente por la fuerza de la costumbre, no un derecho humano inalienable, no exageremos, que la libertad y los derechos humanos no deben ser tomados en vano.
    Y bueno, yo también creo que estamos dejando que pisoteen nuestros derechos y libertades pero no por la ley esta del tabaco precisamente. Se me vienen a la cabeza los cuatro millones de parados, la precariedad en el trabajo, la sanidad y la educación echadas a perder, las privatizaciones de servicios básicos comunes... ¿Demagogia? pues anda que comparar la ley con el holocausto...

    ResponderEliminar
  37. Cristina, el problema de las ciudades, por lo menos de la mía, no está en la peatonalización de calles, sino concretamente en las obras del metro (faraónicas e inacabables), pero lo tomamos con filosofía, pensando que eso servirá para arreglar el problema de los atascos algún día.

    En cuanto a la ley, si la lees detenidamente tiene dos partes: una que es para evitar que quien no quiere humo tenga que respirarlo (siempre he respetado este extremo incluso sin esta ley, con lo cual estoy muy de acuerdo), la otra es solo para dar la lata, porque no tiene sentido la prohibición en determinados espacios abiertos ni la criminalización del fumador en espacios privados como son su habitación en un hotel (marcadas, aisladas, reunidas y con acceso restringido a trabajador@s del hotel mientras el cliente esté dentro). ¿Dónde habríamos puesto el grito si la discriminación de habitaciones se hubiera hecho por enfermedades mentales o infecciosas como la gripe, por ser bebedores de alcohol o por otras circunstancias que "en teoría" puedan poner en peligro la salud o la integridad física de los trabajadores del hotel? Esa parte, a mi modo de ver, sobra de la ley, es discriminatoria, excesiva, injusta y si me apuras, inconstitucional.

    ResponderEliminar
  38. Confieso que sólo sé de la ley lo que han escrito los periódicos pero, la verdad, no me parece tan terrible. Hablas de que hace sentir a los fumadores como apestados o criminales pero creo que este es una percepción subjetiva, no la realidad. En cuanto a las comparaciones que haces, que alguien beba alcohol cerca mio no perjudica a mi salud, salvo que lleve un coche, una máquina o algo así y bueno, de hecho este tema se trata con más ligereza de la que a mí me gustaría, confundiendo de nuevo la libertad con la irresponsabilidad. Recordemos que la mayoria de los conductores se cortan con la bebida, no porque piensen que no van a estar en condiciones de conducir, sino porque tienen miedo a que los trinquen en un control y les quiten puntos del carnet. En cuanto a las enfermedades mentales, es mal ejemplo porque estos enfermos sí sufren una discriminación brutal en todos los ámbitos. Y por último, en el tema de las enfermedades infecciosas, por sentido común una no va a los bares cuando tiene la gripe a respirarle a la gente encima. Vamos, que a mí me encantaría que no hiciera falta más norma que las que impone la lógica y el sentido común, pero desgraciadamente no es así, qué vamos a hacer. Cuando yo era pequeña mi padre fumaba en casa y en el coche así que imagino que toda mis cosas, mi pelo y la casa entera entarían impregnadas de olor a tabaco. Claro, evidentemente yo no lo notaba y ahora sí ¡porque ya me he desacostumbrado no porque me haya vuelto más quejicosa! Tengo unos amigos que viven encima de un kebab y, aunque su casa huele a carne que echa para atrás, los pobres ya ni se dan cuenta.
    De todo esto, lo que me sorprende es ver como gente de lo más dócil, insolidaria y aborregada (que no es ni remotamente tu caso, Candela) de repente se han erigido en adalides de la libertad con el tema este del tabaco. Y con lo de la piratería en internet también. Vamos, que entiendo tu miedo en un contexto más amplio. De hecho te doy la razón en muchas cosas pero no en que consideres que la ley vulnera tu libertad. Fumar, puedes fumar.

    ResponderEliminar
  39. En Irlanda se prohibió hace un año de una manera tajante y no ha habido una reacción como en España. No es que me alegre el mal ajeno pero me he pasado toda mi vida oliendo como un cenicero y poniéndome mala con el humo de los demás. Yo jamás he fumado y el tabaco me da asco. Como jamás fui mercado porque no pago impuestos indirectos al Estado por el tabaco, a nadie le importó jamás que el humo de los locales me echara para atrás o que tuviera que salir huyendo de los mismos porque me ahogara o me picaran los ojos. A ningún fumador le importó jamás mi derecho a no tener que oler como un cenicero. Si nunca se interesaron por mi derecho a no oler tabaco, es más, les importaba un carro de estiércol el que me asfixiara ¿Por qué esperan que les apoye ahora?

    ResponderEliminar
  40. *A Cristina y Juli Gan: Como fumadora que soy, respetuosa con quien no fuma (y si no, mirad lo que me pasó con el coche en el verano o cómo paso los cumpleaños de mis amigas no fumadoras), esta ley me parece un ABUSO, en la parte abusadora de la ley. No he visto jamás en mi vida una sección en los hoteles apartada y señalizada en donde se alojen yonkis, alcohólicos o adictos a cualquier droga que no eche humo, aunque los que echen humo sean los individuos que las toman, en el sentido de que muchas drogas, la mayoría, producen cambios de la personalidad, se pierden los papeles, otras veces la vergüenza y en muchas ocasiones se tiende a la agresividad. Si voy a un hotel y leo un cartel de "zona de heroinómanos" o "zona de pederastas", creeré que estoy soñando. Que te moleste el humo, a ti y a otras muchas personas, me lo creo y lo respeto. El patatín de las infinitas enfermedades de los fumadores pasivos no me lo creo ni me lo he creído nunca, salvo quizás (y con reservas y matizaciones) para quien tiene que trabajar durante 8 o 10 horas seguidas en un ambiente extremadamente lleno de humo. Más bien me creo lo de la contaminación ambiental de las ciudades y a muchos otros factores de vida insana que llevamos. ¿Echamos la culpa de las múltiples enfermedades respiratorias y alérgicas al humo ajeno o nos planteamos otras posibilidades? Por más que he buscado no he encontrado un solo artículo serio en donde, aislando el factor humo del tabaco ajeno de otros factores ambientales, se haya concluido que determinadas enfermedades se deben a lo primero y no a lo segundo. Yo debería estar muerta hace años, porque de niña se fumaba en mi casa y nadie me apartaba. En el instituto los profesores fumaban en clase, iba a bares llenos de humo desde adolescente, y a discotecas. Cuando empecé a ser profesora, mis alumnos fumaban en clase y más tarde yo también. En la universidad fumábamos en clase, alumnos y profesores... Y luego me hice fumadora. Aquí estoy, 52 años, mis pulmones están sanos y limpios, ni me resfrío más de una vez al año y tengo dos hijas que han crecido con una fumadora o dos, sin problemas, ni alergias, ni asmas ni resfriados... ¿O es que estamos hechas de un material especial?

    ResponderEliminar
  41. ...continuación

    Respeto a quien no quiere el humo, incluso cuando no se respetaba, pero yo y mucha más gente fumadora lo único que pedimos es que se nos deje fumar junto a quien quiere fumar también, que no se nos señale en hoteles, que nos dejen fumar en espacios abiertos (incluido el territorio al aire libre de un hospital o al pasar junto a un parque infantil) y que dejen de manipular a la población y de dividirnos para vencer. Siempre hemos convivido (religiones, razas y hábitos) y donde hay respeto y educación todo es posible e infinitamente más bonito.

    Pero me imagino que los no fumadores han respirado demasiado humo aunque no os gustaba hacerlo, porque noto exaltación y revancha cuando se habla de esta ley. No he oído todavía a ningún no fumador o fumadora o ex fumador(a) decir que les parece bien la separación de ambientes, pero que todo el mundo pueda ir a los mismos bares y restaurantes. Tampoco nadie ha dicho que le parezca absurdo que no se pueda fumar en los aledaños de un hospital. Siento como si en el fondo se pensara: Ahora joderos. Y no lo veo bien, porque tampoco vi bien en toda mi vida que alguien que estuviese a mi lado estuviese sufriendo porque yo fumaba (por supuesto, si no me lo dice no me entero), pero en cuanto he visto críos pequeños en un bar he sufrido por ellos y yo, desde luego, no he fumado.

    ResponderEliminar
  42. Esto son denuncias anónimas. Quiero decir que se están produciendo sin dar nombre ni otros datos y que la policía acude "al lugar del delito". Luego, la denuncia anónima está siendo legitimada.

    http://www.ideal.es/granada/v/20110113/granada/granada-registra-chivatazo-desde-20110113.html

    ResponderEliminar
  43. Muchas prohibiciones deberían estar prohibidas, cómo esta ley.

    Hace poco tiempo cambié de casa, la cual está justo al lado de un colegio, me parece abusivo que yo no pueda fumarme un cigarrillo cuando aparco mi coche y voy hasta mi casa. Sí, sí fumo en MI coche, pero también creo tener (obviamente ya no, me lo han quitado) a fumarme un cigarro de camino a casa.

    Casualidades de la vida, hace unos meses abrí mi negocio y este está al lado de un parque lleno de niños. Salgo de mi trabajo tras varias horas y al salir a la calle ya salgo con mi cigarrilo en la mano, después de una jornada bastante estresante me apetece fumar, y... según estoy cerrando la puerta de mi trabajo y un hombre pasa por allí, sin educación ninguna me puso la cara roja reprochándome que iba a encenderme un cigarrilo al lado de un parque. Sí, iba a hacerlo, pero aún no lo había hecho, qué derecho tiene ese señor a montarme un pollo de narices sin haber hecho nada? Pues nada, lo único que consiguió ese señor es que mi momento de relax se convirtiese en estrés, ya que acabé discutiendo con el, lo reté a que fuese más rápido que yo sacándome una foto con el cigarrillo dándole unas caladas.
    Eso enojó mucho a este borde señor ya que ni iba provisto de cámara ni yo tenía ganas de ceder ante semejante animal despotricando contra mí.

    Conclusión, esta ley ha conseguido algo muy claro para mí, enervar los ánimos de la gente, inavadir las libertades de todos, porque que no me venga nadie a negar que cuando aún yo no había encendido mi cigarrillo ya me estaban acusando a voz en grito de algo que aún no había hecho y que si se me llega a decir de buenas maneras sin gritarme ni acusándome de algo que no había hecho yo no hubiese perdido mis nervios y no hubiese retado a ese eseñor malHUMOrado

    ResponderEliminar