09 febrero 2011

Pinceladas sobre la culpa

Hay varias teorías que consideran útil el sentimiento de culpa, entre ellas alguna de Freud, porque puede servir a uno o más de los siguientes objetivos:
  • Auto-castigarse cuando se ha causado un mal reparable o irreparable.
  • Eliminar o reducir comportamientos que ocasionen algún mal. 
  • Reparar un daño causado.
  • Atraer hacia sí la compasión y el perdón de los demás.
Sin embargo las teorías psicológicas más modernas no ven en la culpa nada positivo al considerar que bloquea la inteligencia y con ello la capacidad de mejorar, de crecer emocionalmente y hasta de reparar el daño causado. Por ese motivo la educación social se va orientando hacia la eliminación de ese sentimiento desde la infancia.

Paralelamente numerosos expertos en psicopatías aseguran que el porcentaje de sociópatas en la población occidental se va incrementando cada año desde 1923, y a pasos vertiginosos en las últimas décadas (Simposio Internacional de Criminología y Psicopatía - Universidad de La Laguna). Ya se sabe que el psicópata y el sociópata carecen de sentimiento de culpa, algo que puede ser innato o aprendido.

Uno de los rasgos que más llama la atención por ser uno de los más comunes en los acosadores y agresores infantiles y juveniles es la ausencia de sentimientos de culpa (1), mientras que el otro lado de la moneda una de las reacciones más comunes en los padres de niños, adolescentes y jóvenes violentos consiste en justificar, estimular o incluso secundar su violencia (2) para demostrarles que los quieren, lo que en el fondo -dicen los expertos- no es más que el efecto del sentimiento de culpa por no haber sabido/podido ejercer de padres.

El maltratado o la maltratada se siente culpable de haber provocado una agresión, se oculta, se calla, o se somete y esa actitud provoca más agresiones. El agresor nota la culpa del agredido y se justifica en ella. Como por otra parte el agresor no siente culpa, porque no conoce ese sentimiento o porque ya alguien se ha declarado culpable (el agredido), nunca admitirá ni reconocerá su propia culpa.

Muchos ejemplos se podrían poner de un extremo u otro, pero bastan los anteriores para ver lo negativo tanto de la ausencia como de la presencia del sentimiento de culpa. Entonces ¿es saludable o perjudicial? Si hay un término medio ¿dónde está?

5 comentarios:

  1. A ver, yo creo que el sentimiento de culpa está bien para darte cuenta de que has cometido un error con alguien, te has equivocado, le has hecho daño...Pero ese sentimiento sólo debe durar lo necesario, quedarse ahí, instalada en ese sentimiento sólo sirve para no avanzar. Te paraliza, no te deja vivir.

    ResponderEliminar
  2. La culpa es un sentimiento que busca castigo por los errores que hemos cometido como si los errores fueran pecados, por lo tanto nos fragiliza y nos deja expuestos aquellos que son incapaces de responsabilizarse de si mismos y andan buscando un espejo donde reflejar y proyectar la culpa que no son capaces de admitir en si mismos. Es fácil maltratar a otro por otro el error que no admites en ti mismo, hacer de él ahí cabeza de turco.
    Somos la suma de nuestros errores y necesitamos el auto perdón para liberarnos de la culpa, el perdón nos permite seguir avanzado
    Asumir los errores por supuesto si, responsabilidad si, culpa no.

    ResponderEliminar
  3. La culpa debería ser entendida como la responsabilidad por nuestros actos. No se puede congeturar rápidamente que toda culpa es mala o toda culpa necesaria, por lo que cabría cuestionarse si existe culpa positiva o culpa negativa y aprender a distinguir cual es cual.

    Me gusta que señales la psicopatía en tu entrada ya que los estudiosos de esta materia han conseguido probar que, en efecto, el psicópata no tiene este sentimiento (el sociópata sí, eso es uno de los rasgos que los distinguen, según lo que he leído). El psicópata carece de este sentimiento tal como carece de cualquier otro, es por esto que sus actos responden a impulsos ante la imposibilidad de sentir, llenan esa carencia actuando obsesivo-compulsivamente.

    Finalmente, -sé que tu intensión no es jurídica con esta entrada- pero, al menos en la teoría de penología, la culpa (o ausencia de esta) no exime de responsabilidad al psicópata o agresor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu entrada
    Lo necesitaba
    Estaba buscando imagenes de faros y me topé con tu blog de casualidad
    Me gusta tu blog (ni tengo ni sigo ninguno..)
    Te mando pdf de un libro publicado recientement sobre los faros de Catalunya.
    Creo que te gustará:
    http://www.gencat.cat/diue/doc/doc_59058912_1.pdf

    (Yo también soy rarita)

    ResponderEliminar
  5. Interesante tema, en mi humilde opinión y despues de tratar con "culpables" creo que sería más eficaz dejar de un lado el sentimieto de culpa, del cual muchos carecen y centrarse en respetar a los demas, en no hacer lo que no quieras que te hagan a tí.

    ResponderEliminar