18 febrero 2011

Porque los tiempos cambian

Hace muchos días que apenas he mirado los blogs. El tiempo que me ha quedado después de las obligaciones y necesidades cotidianas lo he dedicado casi por entero a reflexionar, aprender, morirme y resucitar. Resucitar o renacer, tanto vale. Cada cierto tiempo se renueva la piel y lo que lleva dentro, hasta la última molécula del pensamiento. Se desempolva, se abrillanta y se conserva lo bueno, se tira a la basura lo que no tiene valor y se incorporan las cosas nuevas, recién adquiridas, como los recientes recuerdos, los nuevos proyectos y los últimos aprendizajes. Porque estamos vivas.

En estos días he visto con tristeza que algunos de los blogs que más quiero se han puesto en pausa, se han detenido para siempre o han desaparecido, aunque eso tiene su parte buena -así lo he sabido en unos casos y lo he presentido en otros- y es que esos hechos se han producido porque algo bueno les está pasando a esas mujeres que me han fascinado hasta ahora con sus palabras, sus pensamientos, su fortaleza y esos pensamientos suyos que han querido compartir. Porque estamos vivas.

Presiento en mi vida un cambio a mejor -quién dijo que mejor imposible- y este cambio tiene que ir acompañado de un cambio en lo físico, como redecorar la casa o mudarse a una nueva. Me he decidido por lo segundo pero en términos bloguísticos, que no están los tiempos para mudanzas inmobiliarias, de modo que aquí dejo Por algo lo digo y me mudo a Por algo lo digo 2.0, que no es ni mejor ni peor, simplemente es otro. Porque los tiempos cambian.


Este blog sigue aquí, con lo dicho y lo no dicho. En breve pondré en él un enlace a la nueva versión en donde os espero y desde donde os seguiré como hasta ahora.

16 comentarios:

  1. Me gustan los cambios a mejor. Quedo a la espera. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno esperaré a que pongas el enlace y visitarte y si lo digo...¡¡es por algo!!

    ResponderEliminar
  3. Eah!
    Pues espero leer la versión nueva... porque mejorada? Vos te mejoras cada día... un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada...allí me voy contigo.
    Una Ovetense

    ResponderEliminar
  5. Mi niña, me encanta! qué ilusión!
    ¿quién te quiere? te seguiré leyendo :)

    besitos

    ResponderEliminar
  6. Pues quedamos a la espera de sus coordenadas para seguirla allá donde vaya!! ;-) Besos

    ResponderEliminar
  7. cierto que en los últimos tiempos tiene un aroma más solitario la blogosfera, como menos familiar, o debe ser mi sindrome del nido casi vacio. Renovarse o dejarlo, that is the question.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Debe ser una sabia decisión viniendo de ti, si dejas las migitas de pan como hizo pulgarcito para no olvidar el camino, seguiré las nuevas señales.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan las renovaciones, de la clase que sean. Es señal de que se está vivo y en marcha.
    Esperaré el enlace del nuevo blog.

    ResponderEliminar
  10. Coño, dame instrucciones precisas que yo me pierdo.

    ResponderEliminar
  11. aunque esté algo desaparecida, te seguiré donde vayas, preciosa. Aprovecho para decir que mi ausencia se debe, sobre todo, al trabajo, para labrarme un futuro más desahogado y también a la felicidad, qué coño. Te quiero.

    ResponderEliminar
  12. Pues ná, ya estoy cogiendo mi portátil y trasladándome a tu nueva "casa".

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  13. ¡Renovarse o morir! :)

    Los cambios mientras sean voluntarios estan muy bien, los malos son cuando la vida te obliga, a mi la vida en estos momentos me esta dando hasta en el carne de identidad, en fin...

    Me alegro de que tus cambios sean porque tu quieres ;-)

    ResponderEliminar