22 septiembre 2011

Lo que me enamoraba, me enamora y me enamorará. Introducción

Parto de la base de que lo que me enamora ha ido cambiando a lo largo de los años, desde aquel primer amor mío, Paco, un niño de 5º de primaria cuando yo estaba en 4º y tenía nueve años. Me enamoré de él cuando estábamos en nuestras respectivas filas en el patio antes de entrar en clase y la verdad es que no sé qué es lo que tenía que me gustaba. Cruzábamos miradas todo el rato ¿sería solamente eso? Nunca hablamos. Luego se marchó a Ceuta y yo abría mi atlas y acariciaba aquel punto geográfico como para acariciarlo a él, entretanto y a lo lejos escuchaba los diálogos de la radionovela "Los Miserables", que mi madre ponía a diario, interpretada por Fernando Guillén y Gemma Cuervo. Yo era Cosette y él era Jean Valjean. Después volvió para unas vacaciones de verano, cuando ya teníamos 12 y 13 años, y vino a buscarme a la puerta de mi casa. Salí, lo vi, me dio un respingo el corazón y pasé de largo, roja granate. Esa fue última vez que vi a mi amor platónico.


Después me fui enamorando de la belleza física, siempre de chicos, y poco a poco, con el tiempo fui enamorándome del encanto interior que emanaban algunos hombres, al margen de su belleza física, que podía existir o no, aunque para mí si estaba dentro también la veía por fuera.

De la primera mujer de mi vida me enamoró que se enamorara de mí, así de simple. Era rara como un perro verde, muy guapa y atractiva sí, pero extremadamente complicada, como complicadas eran las posibilidades de todo en aquellos tiempos, casadas ella y yo con nuestros respectivos maridos. Cuando ambas habíamos abandonado casi por completo nuestras vidas anteriores para volcarnos en nuestra relación, para seguir acorde con sus rarezas se despidió una noche de mí con un beso enamorado y se volvió a vivir la seguridad de su matrimonio.

Luego siguieron otros amores, fugaces la mayoría, pocos en general si de verdad los quiero llamar amores. Casi sin darme cuenta fui tejiendo un patrón de cómo tenía que ser esa persona de la que me podría enamorar y ese patrón lo fui perfeccionando, quitándole de aquí y poniéndole allá. Le quitaba lo que en común tenían de negativo -para mí- las personas que ya habían pasado por mi vida, lo que me causaba repulsión, angustia o dolor. Le añadía lo que en común tenían de positivo: la sensualidad, la bondad, la inteligencia, el equilibrio... ¡y la química! Quedaba poca cosa en el mundo que se ajustara a tanto requisito pero por suerte fui dando con la casi perfección... Ya. Sé que nada es perfecto, me consta... y lo sabéis.

P.S. Este post es una aproximación a otro que quizás escriba más adelante (ya no prometo nada, todo depende, depende, depende) y me ha venido sugerido por un correo electrónico que acabo de recibir de una mujer que alimenta mis reflexiones como yo las suyas -a decir de ella- aunque poco tenga que ver el post en sí con el contenido de su carta.

24 comentarios:

  1. Frita estoy por leer la segunda parte ¿podría considerarse pistas para el casting? Que yo no me apunto de jurado :)

    ResponderEliminar
  2. la sensualidad, la bondad, la inteligencia, el equilibrio y la química...de verdad hay alguna con todas estas cualidades???? Si encuentras dos mándame una!!

    Espero que las reflexiones alimenten pero no engorden :-P

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Sólo puedo añadir: ¡Déjate sorprender! (que no embaucar)
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Qué placer leerte, Candela. Esperemos que os sigais retroalimentando vuestras reflexiones

    ResponderEliminar
  5. Pues a ver si hay suerte y sacas adelante -y publicas, que no es lo mismo- el post gemelo a este. Yo no soy enamoradiza, pero nada, nada. Hasta llegué a creer que tenía un toque psicopático, o que me cuesta depender de los sentimientos, no sé...

    ResponderEliminar
  6. Son las cualidades perfectas lo que buscas, y seguro que las has enconrado y eres feliz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. donde dice "enconrado" quise decir "encontrado". Me comí la T

    ResponderEliminar
  8. el enamoramiento... qué tema, si me miro no veo nada en común con todas las personas de las que he amado, finalmente quiero que sean dulces, amables, comprensiva, inteligentes, y que haya química claro..

    ResponderEliminar
  9. Jaja. También comencé muy prontito, a los 5 añitos, de Paquito, mi compi de mesa. Besazo.

    ResponderEliminar
  10. Ay, Candela, yo me apunto a la lista que comenzó Chris: que sean tres, por favor!! Jajaja ;-) Un abrazo grande. Aquí nos dejas esperando... (Tanto a esa mujer sensual, buena, inteligente, equilibrada y con química (¡¡uffff!!), como a tu siguiente post!!).

    ResponderEliminar
  11. Sensualidad, bondad, inteligencia, equilibrio, química,... física, arte, botánica, lenguas, geografía,... Y la imperfección, imprescindible ella en sí misma. Un abrazo y gracias por seguir ahí,

    ResponderEliminar
  12. Estimada Cosette, creo que también ando esperando la segunda parte de este post, se ha quedado en un punto algo caliente...

    Gavoche
    (siempre me he identificado con él)

    ResponderEliminar
  13. Nunca se me hubiera ocurrido tejer un "patrón" de alguien de quién pudiera enamorarme.
    Aunque ahora que me doy cuenta "pediría" educación y un status parecido, y no me refiero a tener dinero sino vivencias, familia u "orígenes" y cultura no-cultura parecidas.

    De lo que si se es de quién NO podría enamorarme, en el caso de que no tuviera a mi pareja, claro. :))

    ResponderEliminar
  14. Esperaremos a la segunda parte
    Y yo digo como Chris si encuentras a una tercera con esas características me la mandas

    besazos

    ResponderEliminar
  15. Me encantó el post. Sabes, yo estoy segura que estoy a medio camino con esto de saber lo que me enamora y enamorará. Es complicado. Yo no busco la perfección, mi concepto de perfección puede ser imperfecto... pero si sé que me gustan las personas que me hacen dar lo bueno de mi y que tratan de ser buenas cuando están conmigo. Seguro busco el mejoramiento continuo.
    Hoy estoy filosofando mucho?
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  16. * Lisa, el blog enterito está lleno de pistas, si es por eso, así que de escribir el siguiente, serán MÁS pistas :) Y qué bien, porque aquí todo el mundo quiere ir de jurado: mucho opinar y poco mojarse! ;)

    * Chris, hay más de dos, chiquillaaaa, pero tú solita encuentras a media docena si te pones a ello. Un beso!

    * Repo, jeje, gracias por el paréntesis, a veces es necesario precisar y tu precisión está muy bien hechita. Bsssss

    * Jam, aquí me parece a mí que la que más y la que menos alimenta y se deja alimentar. Sería bueno que no decayese esta interrelación. Un besote.

    * Juli, no te asustes que no tienes pinta de psicópata ni de psicopatoide (término inventado), seguramente eres LISTA. :)

    * Isabel, creo que tengo mucha suerte para encontrar esas cualidades y otras igual de bonitas. Sí, tengo suerte. Gracias y un besillo.

    * Ico, veo que vamos sacando factores comunes, tú también como yo. Besos!

    ResponderEliminar
  17. * Emejota, cuánto Paco había por entonces jajajajajaja, y qué precoz fuiste!!! Besazos.

    * Kika, yo estoy por no repartir jajajajajaja. Como le he dicho a Chris que encontrará seis, que reparta ella ;) Besos, guapa!

    * Clara, la imperfección es imprescindible para admirar la belleza de las cosas... al menos de las que no son artificales, es decir del tema que hablamos, así que admitámosla como un elemento favorable como propones. :) Un beso.

    * Dintel-Gavoche, procuraré tener el alma abierta a escribirlo, sentido está, "escribido" aún no. Besos

    * Isa, espero no ser la única que se traza un patrón, una figura ideal... quizás soy eso, una idealista. Pero ¿ves? Ya en tus palabras estás definiendo algunas pautas del patrón :))) Un beso

    * iTxaro, qué gusto verte por aquí! Mira, yo si encuentro tres o cuatro así a tu medida, me quedo dos por si una falla y te presento a la tercera, jajajaja. Besotessss

    * SimpleDay, me ha gustado tu comentario y me quedo también con esa reflexión tuya "sé que me gustan las personas que me hacen dar lo bueno de mí y que tratan de ser buenas cuando están conmigo". Es perfecta y si filosofas mucho o poco no sé, ¡a mí me gusta! Besos

    ResponderEliminar
  18. *iTxaro, dije "tres o cuatro"... Vale, entonces luego quise decir "a la tercera y cuarta" jajajaja ¿vale?

    ResponderEliminar
  19. ¡Ah, qué bonito! A iTxaro sí y a Chris y a mí no?? A qué se debe este agravio comparativo?? ;-) Un beso, guapa!!

    ResponderEliminar
  20. Kika, me daba cosa ir restándole a la media docena de Chris jajajajajaj. Muchos besos para ti, preciosa.

    ResponderEliminar
  21. Así me gusta, oyes, las cosas claras, y más, en cuestión de amores. Luego, ya, que llegue nuestra perfección, es harina de otro costal. Pero mientras llega, y no, disfrutando, que es gerundio.
    Ya me tarda que te decidas a escribir el siguiente post sobre el tema.

    ResponderEliminar
  22. Hermosa reflexión... Comprendo que busques la exquisitez, porque aquello que nos causa dolor en nuestra vida, debe convertirse en sabiduría, y está muy bien que filtres lo que deseas amar e incorporar a tus días.
    Yo solo puedo enamorarme de aquellas personas que me permiten crecer y ser mejor persona, de aquellas personas sensibles capaces de emocionarse por aquello que merece la pena, personas leales, dulces, apasionadas, buenas, muy buenas. Me atrae la nobleza y la generosidad, las personas seguras de sí mismas y llenas de cosas por ofrecer.

    ResponderEliminar
  23. ¿será que cada relación que se acaba nos prepara para la próxima y vamos conociendonos mejor? Hay quien opina que atraemos lo que necesitamos y no lo que merecemos, que eso es harina de otro costal...
    Oye, cuando las blogueras dejan de postear siempre me da la impresón de que están enamoradas, si es el caso, me alegro.

    ResponderEliminar
  24. Jajaajajja¡¡ toma apunte de cereza¡¡ yo me quede intrigada también... sobre lo del enamoramiento a veces también me hago preguntas sobre lo que me enamora pero no encuentro las respuestas... sólo a personas... pero le doy vueltas¡¡¡¡

    Besinos¡¡¡

    ResponderEliminar