21 octubre 2011

Del amor y sus efectos secundarios adversos (siguiendo a Kika Fumero)

Me ha gustado mucho la última entrada de Kika Fumero "Por supuesto que puedo hablar. Hablo de mí". Estoy de acuerdo con su tesis sobre la responsabilidad del daño recibido. Pero me he puesto a darle vueltas a la cabeza: mi carácter, mis ideas, mis principios, mi experiencia, tus miedos, sus expectativas, mis decepciones, las tuyas, la tolerancia, la intolerancia, el perdón... y al final me surgen preguntas sobre el tema para las que no hallo respuesta.

Carácter

Básicamente soy confiada, la desconfianza me mantiene con las alertas encendidas y me consume la energía. La confianza en la otra persona hace que me mueva por la relación con el alma desnuda. Yo no podría hacerle daño ni a un ser humano ni a un animal que confía en mí y en consecuencia pienso que nadie me haría daño a mí, y menos la persona ante la que me muestro desprovista de coraza alguna, alguien a quien amo. ¡Craso error! Me lo apunto una vez más, a ver si no se me pierde el papel.

Preguntas

Lo anterior lo tengo claro, aunque no lo tenga en cuenta en la práctica. Pero están esas preguntas sin respuesta que decía antes: ¿Se trata de no pasar ni una? ¿Y eso cómo se hace? ¿Se manda a freír monas al susodicho o susodicha al primer abuso? ¿Se le ponen las peras al cuarto, se le monta el pollo y luego se sigue la relación con el bastón en alto por si las moscas?  Lo de romper de cuajo a la primera de cambio me parece casi inhumano ¿acaso yo no cometo errores? Lo de enseñar los dientes y mantenerse con el bastón en alto requiere demasiado esfuerzo y acaba en un tipo de relación insana. También se podrían enseñar los dientes un tiempo y luego, con la fiera amansada, perdonar y continuar. ¡Ah! pero si perdonas y continúas, dejas el terreno abonado para otro abuso... ¿entonces mejor cortar cuando te hagan daño la segunda vez? La respuesta debería ser NO, por aquello de que "la primera vez que me hiciste daño fue culpa tuya, la segunda fue culpa mía". Esto para mí es física cuántica. Si alguien tiene la receta, que me la pase.

Peligro para la salud,
amores sueltos
Galimatías: los qué, los cómo y los porqué

  • Soy la pareja ideal, de fácil convivencia, de buen carácter, dialogante, cariñosa, comprensiva, generosa, fiable, leal, fiel, (del sexo ni hablo: fantástica)... ¡un chollo! Eso dicen mis parejas mientras lo son y mis exparejas al mucho tiempo. 
  • Durante el tránsito (de pareja a expareja, que es la parte de la historia en que he dejado de ser maravillosa para ser detestable, sin haber llegado de nuevo al grado de maravillosa), se me ha definido de tantas maneras que de hacerles el más mínimo caso me llegarían a confundir: Desde demasiado maternal hasta cruel, pasando por demasiado exigente, demasiado fácil, aburrida, poco sumisa, manipuladora, irrespetuosa, transparente, misteriosa, demasiado sincera... Lo último ha sido mentirosa.
  • Mis parejas, esas a las que les perdoné uno o mil daños, me acabaron dejando a mí, casi siempre cuando me rebelé, aunque no tanto como para haberlas dejado yo antes (cachis!)

Frivolizando por quitarle hierro al tema

Hace poco mantuve un diálogo con una mujer. Fue algo así como:

Ella: ¿Qué quieres saber sobre mi amor?
Yo: Cuánto te dura.
Ella: Horas, días, meses...  ¿Cuánto te dura a ti?
Yo: Siempre, si no me hacen daño.

Lo cierto es que siempre acabo por no amar. Cuestión de daños, cuestión de años. Quizás tendría que revisar mi configuración para reducir mis tiempos a horas, días, meses como mucho... y así ajustarme al estándar mundial vigente. Se sufre menos o nada y se cambia de paisaje a cada poco. 

Conclusión

Casi mejor me quito del amor y luego del tabaco, en orden de peligrosidad. ¿Quién dijo casting? ¡Qué miedín! Pero si se trata de jugar, juguemos. ¡Jirafas! (Es mi asesora lúdica). ¡Ni de broma!

14 comentarios:

  1. Candela, estos mismos interrogantes me los he hecho yo infinidad de veces. La conclusión a la que he llegado es que el límite lo pone cada una. Conozco personas que no dejan pasar una infidelidad y otras que prefieren mantener a la persona al lado aún a costa de llevar los cuernos de 3 metros. No hay nada correcto o incorrecto, simplemente tú debes poner tu propio límite.

    Y eso si, en el momento en que sientas que la relación no es de paridad, yo hablaría con mi pareja para intentar solucionarlo. Y si no sirve...pues adiós. Por muy doloroso que sea.
    Porque la experiencia nos indica que ese momento es justo donde empezamos a perdernos a nosotras mismas y donde nos hacen daño de verdad.

    Claro...todo esto dicho a si es muy fácil...luego hay que saber aplicarlo y para eso ya hace falta un master...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja me gusta, hago un guiño, a esto de disertar sobre el amor y sus consecuencias que tan sabiamente abrió Kika. Si logro reponerme un poquitín esta semana, te cojo el hilo (el hilo, eh?? jajajaja) y expongo yo la mía. A ver si lo consigo hacer en este tonillo de "gracia" que le has puesto, hija, que mira que eres resalá para hablar de temas tan dolientes.

    mmmmmm jajajaja me marcho al curro con este post en la cabeza y otras taaaantas cosas que bueno, gracias, jajaja una alegría leerte tan temprano!!

    Me ha encantado y lo suscribo casi, casi, todo.

    Besosssssssss

    ResponderEliminar
  3. Si no confías en la otra persona, ¿cómo puedes amarla?

    ResponderEliminar
  4. uf, estamos de una disertación, pero estoy completamente de acuerdo con chris......los límites los ponemos nosotras, aunque a veces sea dificil en la práctica aplicarnoslo, porque visto desde fuera parece fácil
    me ha encantado el post
    un beso

    ResponderEliminar
  5. A ver, Candela, estoy segura de que tienes en tu nevera un imán en forma de gato, verdad??? Pues cuélgalo en la nevera y así no perderás el papel! ;-) Candelilla, preciosa, sabes qué? Que ni una ni dos ni tres: una ya está pa que nos mimen, nos hagan reír y nos quieran. No estamos pa sufrimientos y, mucho menos, para daños gratuitos! Si no hubiésemos permitido la primera ni la segunda ni la tercera...no hubiese habido una cuarta, ni una quinta, ni una sexta. A veces nos cegamos y nos mentimos nosotras mismas: vemos una señal (y dos y tres) y nos decimos "no, no es así!". Aysss...que no aprendemos!! Pero yo ya me cansé: si siento que algo no me conviene, se acabó. Por muy maravillosa que sea la persona que tienes delante, si te hace daño, no te conviene. Al menos esa es mi opinión (y, obviamente, mi experiencia).

    Y, por último, hija de las diosas!!! Si ése es tu carácter y eso dicen de ti tus novias y tus ex: haz el casting yaaaaa, que yo me apunto!!!!! Jajajaja ;-)

    Un abrazo inmenso, preciosidad!!!

    ResponderEliminar
  6. Parejas, parejas (de las de convivir) sólo he tenido 3 en mi vida. La última, S. con la que llevo 11 años, creo (y espero) que será la última y que iremos con cayado las dos en el futuro.

    Aparte de las parejas, también he tenido algún que otro affaire que igual podría haber acabado en algo y siempre la relación la he acabado yo. Porque UNA he sido siempre la culpable: lo dice Kika y lo dices tu.

    En mi matrimonio con el padre de mis hijos me di cuenta, después de mucho tiempo, que si a los 3 meses de casada hubiera dado un puñetazo en la mesa y puesto las cosas en su sitio, igual ahora todavía seguiría casada con él.

    Con la segunda (sin matrimonio), me pasó lo mismo y con la tercera, pues bueno, intento-intentamos dejar las cosas bien claritas siempre que surge algún problema.
    Tampoco se trata de romper a la primera que salta, pero sí en muchos casos que no tomamos en cuenta: una mala contestación que te humilla, un no contar contigo para nada.... miles de cosas que se producen siempre casi al principio y que NO vemos porque no queremos o podemos ver. Hasta que la venda se cae de los ojos.
    De mis dos primeras convivencias aprendí a ser bastante "fría" y como la soledad no me asusta ni me importa, creo que eso se trasluce y hace que se te "respete más". Esto vale para las amistades también.
    De todas maneras es difícil la vida cotidiana en pareja a lo largo del tiempo. Pero que sea difícil no significa que sea mala o insoportable.
    La vida, en general, es complicada con otros seres de nuestra misma especie.

    ResponderEliminar
  7. El amor dura el instante que se vive ni más ni menos. Si vas sumando instantes da como resultado otras cifras. (Siempre NO existe)
    La vida se va a encargar del casting, te lo digo.
    Bss Bss Bss

    ResponderEliminar
  8. Lo unico que yo sé con respecto al tema es lo que decia aquel sabio: Solo sé que no se nada. Por mas vueltas que le doy a mi misma y a los demas, a las relaciones mias y a las de los otros, todas me llevan a lo mismo: Mucho fuego de artificio, mucha explosion de sentimiento, mucho, mucho, mucho, pero en una de esas vueltas de tuerca te quedas como dicen en mi pueblo "pinfana" porque todo se acaba y a alguien siempre le pilla el toro en bragas y entonces no se sabes que hacer con todos los cohetes, con todos los sentimientos, con todo lo mucho (si es que queda algo), con todo lo poco (de que manera lo puedes colocar y te puedes colocar tu dentro de eso...) total, que empiezas a sufrir y hasta que te recuperas pasas un calvario que ni te cuento.Mi conclusion: Ni me quito del amor (algun dia me tiene que llegar algo bueno) ni me quito del tabaco (por salud) y te digo otra cosa, candela, hay casting que a parte de cutres son de un peligroso que no veas.... Sigue escribiendo, no te pierdas tanto..

    ResponderEliminar
  9. Como siempre, es una alegría volver a leerte, Candela. ¿Qué decir? Pues igual nada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Jajaja...muy bien decidido, Candela, que hay mucha loca suelta!! ;-) Un abrazo grande, guapa, y feliz día!

    ResponderEliminar
  11. Candela....me ha costado leerme todo el post de nuevo para ver qué era lo que había cambiado jajajajaja.

    Hay momentos en que lo único que apetece es quedarse quietecita en un rincón calentito, verdad?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Candelilla, cariño, qué más decirte; que yo considero que el amor es una piscina: me tiro, no hay agua, me esmorro, salgo por la escalerita y voy a otra piscina, me tiro, hay agua, nado tranquila, en esa placenta que es el agua, lo disfruto y lo vivo intensamente porque llegará el invierno y la piscina se pondrá insoportable o yo no aguantaré más el frío. Vamos que es cuestión de nadar, guardar un poco la ropa y hacer tirabuzones y saltos sobre el agua.

    ResponderEliminar
  13. Jaja. Joder, Marcela, qué gráfica! Muy bueno! :-) Mmmm...tanto, que me acaba de doler el cabezazo contra la piscina vacía...Uff!! Jaja. Mejor cuando tiene agua y la podemos disfrutar más que sea un ratito ;-) Besos!!

    ResponderEliminar